Facebook

     SiteLock

Última hora
El palo en la rueda - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Columna/ Corrupción y ética - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
¡Paso de vencedores! - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Haciendo cuentas alegres - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Los afanes de Santos - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58

¿Por qué Die Linke gesticula contra el Fiscal por investigar el atentado en el Centro Andino?

Eduardo Mackenzie                                      

Hace cuatro días, una diputada alemana de extrema izquierda, Heike Hänsel, le envió una furibunda carta al Fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez. Ella critica allí los esfuerzos que realiza la Fiscalía para capturar y enjuiciar a los responsables del sangriento atentado en el centro comercial Andino de Bogotá, el 17 de junio pasado, donde perecieron tres mujeres jóvenes (incluyendo la francesa Julie Huynh) y otras nueve fueron gravemente heridas.

Sin expresar el más mínimo respeto por las víctimas, ni por el derecho de los colombianos a saber quiénes hicieron eso y por qué fue cometida esa nueva atrocidad, la dirigente del partido Die Linke (La Izquierda)  no pide que la investigación prosiga hasta descubrir toda la verdad, sino que, por el contrario, reclama el cese toda la acción judicial en curso. Heike Hänsel requiere ni más ni menos  que los acusados queden libres pues exige que “cesen las acusaciones y los señalamientos anticipados” contra ellos.

La masa de indicios y de material probatorio  reunido contra esa gente no parece inquietar a la diputada. Todo lo contrario, ella acusa a la Fiscalía de no haber respetado “los derechos” de esas personas, y de haberles violado a todos las reglas “del debido proceso”.

Presentando las detenciones como un acto “arbitrario”, la activista Hänsel se muestra, además, muy disgustada porque la prensa de Bogotá recibió información acerca de “los elementos de prueba” encontrados en los domicilios de los detenidos. Lo que ella pide, en esencia, es que “lo ocurrido en ese centro comercial” sea hundido en la más completa obscuridad por las autoridades y que la prensa guarde el más completo silencio. Eso es lo que habría que hacer, según la diputada alemana, quien fustiga al Comandante de la Policía colombiana, General Jorge Nieto Rojas, por haber dicho que las pruebas encontradas permiten pensar que los detenidos pertenecen a un “movimiento revolucionario del pueblo”, banda terrorista que, bajo ese nombre, viene cometiendo atentados en Bogotá y otras ciudades colombianas desde mayo de 2015. 

Vale recordar que las personas que Heike Hänsel intenta proteger fueron capturadas en localidades de Cundinamarca y Tolima y que la Fiscalía los acusa de concierto para delinquir, terrorismo, homicidio, secuestro simple, hurto calificado y agravado y falsedad en documento público.

La ruda intervención de Heike Hänsel confirma que los detenidos en el marco de la investigación por la matanza del centro Andino, no son gente ordinaria, como ellos aparentan, sino que tienen, por lo menos, un apoyo internacional y recursos jurídicos sofisticados que vienen de lejos.

Die Linke es la continuación, bajo nuevos ropajes, del partido comunista de la RDA, al cual se le unió, en junio de 2007, una fracción de izquierda del partido socialdemócrata alemán que dirigía Oskar Lafontaine. Fuerte electoralmente sobre todo en lo que era Alemania del Este, Die Linke se esfuerza, entre otras cosas, por lavarle la cara a la ex RDA diciendo que no era una dictadura totalitaria sino una especie de semi-paraíso terrenal donde reinada la Stasi.

Gracias a Die Linke algunos jefes comunistas de la RDA pudieron instalarse en puestos gubernamentales de Turingia, 25 años desde la caída del Muro de Berlín. Die Linke es ardiente partidario del dictador Nicolás Maduro. Para Die Linke, el Che Guevara y Hugo Chávez eran unos “humanistas”. La misma Heike Hänsel, en abril pasado (1), en una declaración sobre Venezuela, no criticó la represión asesina que ejercen los esbirros de Maduro contra las protestas populares y calificó, por el contrario, a los jóvenes que están siendo balaceados por la horrible dictadura de “golpistas” y “desestabilizadores del país”.

La página web de Heike Hänsel acoge y publicita las páginas Twitter de las Farc. Esa es la calaña de quienes exigen que cese la investigación sobre la matanza en el centro comercial Andino.

¿De qué acusará ahora Heike Hänsel a las familias de las víctimas del atentado del 17 de junio  que pidieron, el 29 de junio, a través de su abogado, que los capturados por la Fiscalía y la Policía sean condenados a la máxima pena, según informó la prensa?

La carta de Heike Hänsel fue enviada a Bogotá dos días antes de que la vicefiscal María Paulina Riveros entregara a la prensa importantes detalles del material probatorio acumulado contra  varios de los individuos detenidos. La funcionaria agregó que era posible que nuevos atentados estuvieran en preparación. ¿Sus revelaciones fueron un llamado de alerta a la población y a las autoridades para contrarrestar esa amenaza? Es posible.  ¿Objetará eso la señora Hänsel? ¿Había que ocultar esos hechos y reforzar así la moral de los no capturados de la banda?

¿Qué dirá ahora la diputada alemana de los videos y bases de datos que las autoridades encontraron, según informes convergentes de la prensa colombiana, en poder de Boris Ernesto Rojas Quijano y de Cesar Andrés Barrera Téllez, donde figura información clave sobre los 15 miembros de la banda MRP? A esos dos hombres les encontraron, además, armas, explosivos, teléfonos celulares adaptados como temporizadores, planes, fotografías de estaciones de policía y de centros comerciales e informes detallados de horarios de las patrullas de policía del centro comercial Andino. También les decomisaron textos con instrucciones para un eventual ataque en el centro Andino, con indicaciones de hora. ¿Qué diría Heike Hänsel de las pruebas que confunden a Iván Ramírez, alias de ‘El Talibán’, y del hecho de que éste se hubiera tragado una USB que contendría información sobre el asunto cuando fue sorprendido por la policía? ¿Qué todo eso no vale nada y que hay que “cesar las acusaciones y los señalamientos” contra esas personas?

¿Hasta qué punto la presión desmedida que ejerce la diputada de Die Linke sobre el Fiscal General colombiano podría configurar un acto de obstrucción a la justicia?

Como en el centro Andino perdió la vida una ciudadana francesa, dos servicios de inteligencia franceses colaboran con las autoridades colombianas en la investigación. Es notable que La France Insoumise, el partido hermano de Die Linke en el Hexágono, no haya pedido que la gente que defiende Heike Hänsel sea dejada en libertad. ¿Un hueso muy duro de roer?

(1)  https://www.welt.de/politik/ausland/article163909404/Die-Linken-und-ihre-diffamierende-Sicht-auf-Venezuela.html

@eduardomackenz1

París, 3 de julio de 2017

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes