Facebook

     SiteLock

Última hora
Carta al presidente Álvaro Uribe - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46
Fuera cubanos de Colombia - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46
Ah suerte tan buena - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46

Colombia: Respuesta de diez asociaciones a las Farc Destacado

  • Martes, Feb 13 2018
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

12 de febrero de 2018

1.     Respuesta social a las Farc

2.     El Ejército acusa a “disidencias” de las Farc de hechos ocurridos en Corinto, Cauca

3.     Un desastre anunciado

4.     Petro: mentiras, incoherencia y demagogia engañabobos

5.     Video: Diputada denunció ante Fiscalía agresión por parte de guardia indígena

6.     La crisis de refugiados venezolanos en Colombia

7.     Venezuela: Aislamiento y final

8.     Venezuela, las drogas y Rusia

Respuesta social a las Farc

Por Herbín Hoyos

11 de febrero de 2018

El periodista colombiano Herbin Hoyos Medina, presidente de la Federación de Víctimas de las Farc, leyó en un acto en Bogotá, el 11 de febrero de 2018, el siguiente comunicado firmado por diez asociaciones de víctimas y defensoras de los derechos humanos. Herbin Hoyos, quien fue secuestrado por las Farc en 1994, obtuvo en 2010 el Premio a la Tolerancia de la Comunidad de Madrid por su lucha contra la violencia de las Farc en su calidad de director, durante 21 años, del programa radiofónico, en Radio Caracol, Bogotá, "Las voces del secuestro" desde el que ofreció consuelo y un “rayo de esperanza” a los miles de secuestrados por las Farc al permitirles escuchar los mensajes y voces de sus familiares.

La declaración leída por Herbin Hoyos fue firmada por las siguientes organizaciones: Asociación Rosa Blanca (mujeres víctimas de las Farc),  Federación de Víctimas de las Farc (Fevcol); Asociación Los que Faltan (familiares de personas secuestradas y desaparecidas por las Farc); Grupo Vamos por Ellos; Grupo de Resistencia No Farc; Grupo Sacúdete Colombia; Asociación de Mujeres Víctimas de las Farc, Asociación Campesina  de Víctimas de las Farc (Asocamic) y la Fundación Mariano Ospina Pérez.

Escuche la declaración:

https://www.youtube.com/watch?v=7fHopjakHuQ&feature=youtu.be

------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Ejército acusa a “disidencias” de las Farc de hechos ocurridos en Corinto, Cauca

El País, Cali

http://www.elpais.com.co/judicial/ejercito-responsabiliza-a-disidencias-de-las-farc-de-hechos-ocurridos-en-corinto-cauca.html

11 de febrero de 2018 

Aunque las autoridades habían dicho inicialmente que el ELN sería el responsable de los enfrentamientos presentados en Corinto, Cauca, en la tarde de este domingo, el Comando de la Tercera División del Ejército Nacional se lo atribuyó en un comunicado a disidencias de las Farc.

Este hecho dejó un bus incinerado en la vía que comunica a los municipios de Corinto y Miranda. La Personera de este último municipio, Isabel Cristina Cardona, indicó que el bus está afiliado a la empresa Transflorida. Esta empresa transporta a las personas de Cali hacia los municipios de Miranda y Corinto. Los responsables del hecho fueron sujetos pertenecientes al GAO residual del Frente Sexto, quienes hostigaron el puesto de mando adelantando del Batallón de Alta Montaña n°8, ubicado en la hacienda Quebrada Seca. "Este hecho se presentó como retaliación por la operación realizada la noche anterior, donde se le decomisó a este grupo, más de dos toneladas de marihuana", añadió el Ejército en el comunicado.

En algunos videos que rondan por las redes sociales se escucharon varios disparos en la zona urbana y rural de Corinto, Cauca. Hasta el momento no se han registrado tropas o personal civil afectado. Dos tractomulas en la vía a Buenaventura fueron incineradas por manos criminales

------------------------------------------------------------------------------------------

Un desastre anunciado

Por Thania Vega de Plazas  *

12 de febrero de 2018

Tantas veces hemos advertido del peligro que corre nuestra patria si se permitiera que los amigos del Socialismo del Siglo XXI llegasen al poder, porque harán lo mismo que en Venezuela hizo el desaparecido Hugo Chávez o el dictador Nicolás Maduro; matar de hambre a su pueblo después de haber expropiado a sus ciudadanos y haberlos empobrecido.

Hoy en Colombia compartimos la tragedia de nuestros hermanos venezolanos que llegan por cientos de miles cruzando la frontera de 2.219 kilómetros por los puentes internacionales o por las trochas y selvas para lograr un mendrugo de pan para sus familias.

Desde que el Socialismo de Chávez se impuso en Venezuela, acabando con la separación de los poderes públicos y configurándose en una dictadura, a los ciudadanos del vecino país no les quedó camino distinto que salir corriendo a países como Ecuador, Perú, Brasil y Colombia. Las consecuencias de un Estado fallido se ven reflejadas en Venezuela donde la revolución por contrato se hizo para acabar con todo a su paso; los únicos que pueden comer tres veces al día son los que están con la dictadura de Maduro, que son unos pocos; los demás ciudadanos salen a buscar en la basura, en el campo y en algunas ciudades donde asaltan los supermercados algo de comida para no morir de física hambre.

La dictadura de Nicolás Maduro, aumentó en un 40% en el salario mínimo quedando en 248.510 bolívares, lo que equivale a 2,2 dólares, a esto se le suma el llamado bono de alimentación de 549.000 bolívares, con lo que el "ingreso mínimo integral" totaliza 798.510 bolívares unos  7,16 dólares, algo más de 20 mil pesos Colombianos, con los que deben comer, vestir, dormir y vivir; algo materialmente imposible.  Este oscuro panorama es el que tiene a millones de venezolanos buscando comida y vida en Colombia, donde los hemos recibido a cuenta gotas, y con una enorme improvisación de la cancillería que hasta hace pocos meses no aceptaba que existía una crisis humanitaria en el país vecino, por lo mismo no preparó mecanismos para ayudar a estos hombres y mujeres que tanto nos necesitan.

Cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores indican que solo 552.494 venezolanos están en Colombia, pero un estudio de la Universidad Simón Bolívar, calcula en 900 mil los ciudadanos de ese país que llagaron a nuestra patria huyendo de una dictadura que los condena a muerte cada día. El gobierno Santos como otros de la región son cómplices del dolor y sufrimiento de nuestros hermanos venezolanos, pues se resistieron a denunciar lo que sabían que estaba ocurriendo y guardaron silencio para no dañar las relaciones con el dictador Maduro, quien fuera parte de las negociaciones con los terroristas de las FARC con el apoyo de los Castro de Cuba.

Hoy Colombia ha atendido a por lo menos 23 mil niños venezolanos muchos de ellos sin sus padres porque no pudieron pasar la frontera y quedaron los menores en poder del ICBF que los atiende provisionalmente. El desastre de Venezuela debe ser el espejo para Colombia, donde todos los días vemos a unos irresponsables amigos del régimen de Hugo Chávez hacer demagogia para captar votos de incautos y buscar ser presidentes de la patria para repetir la trágica historia de Venezuela.

Esos señores que se tomaban fotos con Chávez, que apoyan a Maduro y que salieron de la guerrilla a la política, son el mayor peligro y amenaza para la democracia.  Colombia deberá entender que en las elecciones de marzo y mayo tendremos el poder de cambiar el destino del país, para regresar a la confianza social, la Seguridad Democracia y la inversión. Solo con un congreso de personas honorables y un gobierno que defienda los intereses de los colombianos y no de los guerrilleros, tendremos asegurado que no seremos la próxima Venezuela.

*Thania Vega de Plazas es senadora, miembro del partido Centro Democrático, Bogotá.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Petro: mentiras, incoherencia y demagogia engañabobos

Por Juan David Escobar Valencia

El Colombiano, Medellín

http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/petro-mentiras-incoherencia-y-demagogia-enganabobos-EA8174204

12 de febrero de 2018

Demagogo es el que para ganarse el favor popular recurre a falsas ofertas difíciles de cumplir, pero fáciles de decir, apela a la mentira, oculta sus pecados pasados y agranda sus supuestas virtudes, promete hábilmente todo lo que el elector promedio quisiera recibir, haciéndolo creer que será el beneficiario directo, pero distribuye en otros, o en nadie, el costo. Y lo más peligroso de todo, es que sus melosas promesas suenan individual y colectivamente atractivas, pero las plantea de manera que el ilusionado e iluso votante no pueda ver que se contradicen y lo contraproducentes que son.

Petro cree lavar su pasado diciendo que él y el grupo terrorista al que perteneció no tuvieron vínculos con la URSS ni con las dictaduras cubana y venezolana. ¿Nos cree caídos del ego del otro candidato de la “impunipaz” que puntea en las encuestas? Dice que él ingresó a la guerrilla “por ser religioso”. Qué tal la incoherencia. ¿Será que el aspirante a presidente tiene la misma lógica de los terroristas del Estado Islámico? Sus mentiras amañadas e incoherencias recuerdan a su camarada, Hugo Chávez, cuando antes de llegar al poder juraba que era amigo de los empresarios y que no era socialista.

Finge ser respetuoso de la Rama Judicial, prometiendo más independencia para ella, pero ¿cómo creerle a quienes contratados por un narco atacaron el Palacio de Justicia y asesinaron los jueces? Y encima tiene el cinismo de decir que a él le creen los colombianos porque sus “acciones pasadas le dan más capacidades para resolver las problemáticas sociales”.

Miren ejemplos de promesas que separadamente son atractivas pero que se contradicen peligrosamente. Dice que el bachillerato técnico es una forma de discriminación y que mejor todos sean “doctores” y “gratis”. Suena muy “humano”. Que debemos abandonar la explotación de petróleo, disfrazándose de ambientalista, y dedicarnos a la agroindustria, la industria metalmecánica y al sobrevalorado sector turístico. Suena bonito. Pero oculta que los sectores que supuestamente desea privilegiar no son intensivos en “doctores” sino en los tecnólogos que él quiere acabar.

Dice el socialista de zapatos Ferragamo que para hacer crecer la economía hay que dedicarse al “mercado interno” y que el problema agrícola se resuelve repartiendo tierra, subiendo tanto el catastro a los poseedores “excesivos” de tierra improductiva que no les quede otro camino que vendérsela al Estado, quien la comprará con plata de no sabemos dónde, porque ya no habrá regalías petroleras, o con bonos del Estado quebrado. Esa nueva tierra será repartida a pequeños agricultores. Suena muy “humano”. Lo que no dice es que su “brillante idea” no solo reducirá el precio de la tierra improductiva sino también de la productiva, como tampoco que la sobreoferta de alimentos en una economía enfocada al “mercado interno” ocasionará una caída de los precios provocando una pauperización del sector agrícola. ¿Qué genio, no?

¡Pero qué importa! Todos serán pobres, pero “doctores”, y él tendrá el poder, como en Cuba.

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Video: Diputada denunció ante Fiscalía agresión por parte de guardia indígena

Por Nidia Serrano M.

@ElUniversalCtg

El Universal, Cartagena

http://www.eluniversal.com.co/regional/video-diputada-denuncio-ante-fiscalia-agresion-por-parte-de-guardia-indigena-272057

11 de febrero de 2018

La Fiscalía inició un proceso de investigación formal, tras la denuncia de agresión presentada por la diputada cordobesa Ludys Rodríguez, quien fue empujada en forma violenta por miembros de la guardia indígena en el municipio de San Andrés de Sotavento.

La dirigente liberal indicó a las autoridades que ella pretendía entrar al establecimiento Los Ranchos, en el cual se estaba adelantando el proceso de consulta previa para la selección de más de 200 docentes especiales para el resguardo indígena. Sin embargo, le negaron el acceso y cuando ella insistió, la agredieron.

Denunció como agresores a Misael Suárez, jefe de la guardia indígena; Sergio Peralta, el dueño del establecimiento Los Ranchos, y Saúl Zurita, quien también la empujó. Explicó que un reducido grupo de indígenas pretendía hacer el proceso de selección de etno-educadores a puerta cerrada y denunció que varios de los educadores no son cordobeses, sino que forman parte de un negociado de venta de cupos.

"Había varios profesores que querían postularse a la convocatoria que era abierta, pero ellos les impidieron el acceso. Yo insistí en entrar con el fin de adelantar una veeduría y fue entonces cuando en medio de la multitud y luego de insistir en que me marchara, que me golpearon", indicó la expresidenta de la Asamblea, quien justamente ha venido liderando en Córdoba una campaña en contra del maltrato a la mujer y en contra de los feminicidios. Rodríguez dijo que espera la celeridad en la investigación, pues no se puede permitir que sigan agrediendo a las mujeres, sin que ello sea castigado.

Video:

http://www.eluniversal.com.co/regional/video-diputada-denuncio-ante-fiscalia-agresion-por-parte-de-guardia-indigena-272057

------------------------------------------------------------------------------------

La crisis de refugiados venezolanos en Colombia

Por José Félix Lafaurie Rivera

@jflafaurie

Contexto Ganadero, Bogotá

http://www.contextoganadero.com/columna/crisis-de-refugiados

9 de febrero 2018

Por fin fue Santos a Cúcuta a ponerle la cara al dramático problema de la migración venezolana. Se dirá que “más vale tarde que nunca”, pero me quedo con el soneto de Flórez, pues parece que “todo nos llega tarde…” cuando se trata de la acción de un gobierno en retirada y acorralado por sus compromisos.

La reunión de Santos en Cúcuta es típica de un gobierno que necesita generar efecto mediático, como las mil y una “cumbres de seguridad” para la foto, tras los mil y uno atentados terroristas. Como si nombrar una Junta Directiva con muchos ministros fuera la solución a los problemas, o nombrarle Gerente a todo para integrar los esfuerzos de un Estado, que deberían ser integrados por definición. Inevitablemente me viene a la memoria el fracaso de la Gerencia del Chocó. Ha sido también actitud típica de Santos, creer que tener sentada a la ONU en todas las mesas funciona como legitimador automático de sus erráticas decisiones.

Tarde se acuerda el Gobierno de la necesidad de controles efectivos de entrada y de la importancia del registro y seguimiento de esa información, cuando se estima –no hay cifras oficiales– que, entre repatriados y venezolanos, mucho más de un millón han llegado a Colombia para quedarse; mientras que se han expedido, sin control alguno, un millón y medio de Tarjetas de Movilidad Fronteriza y más de 100.000 Permisos Especiales de Permanencia.

El Gobierno se afanó en traer al Secretario General de la ONU para darle respaldo internacional a las negociaciones con el ELN, cuando lo urgente era haberlo invitado junto con una delegación de la ACNUR al más alto nivel para enfrentar la crisis. En la mesa de Cúcuta no debió estar el Coordinador Residente de la ONU bendiciendo las decisiones de Santos, sino el señor Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Hoy no existe todavía un solo campamento de refugiados en la frontera, no solo para brindarles condiciones dignas de acogida –un asunto de solidaridad–, sino para garantizar los derechos de la ciudadanía a la seguridad, la salubridad y la preservación del espacio público. Demasiado tarde, el Gobierno va a la frontera a anunciar el aumento de la fuerza pública para taponar los pasos fronterizos ilegales, los mismos por los que, durante años, permitió el contrabando de gasolina, de ganado y de armas, principales factores regionales de criminalidad.

El Gobierno parece olvidar que Norte de Santander es también el tercer departamento cocalero del país, con control territorial del ELN, disidencias de las Farc y bandas criminales desde la época de Megateo. Si quieren un ejemplo, es patética la declaración del ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, sobre el fracaso de la erradicación voluntaria en ese departamento “porque el Eln no deja”. Y en medio de ese entorno violento, los venezolanos están siendo reclutados y empiezan a aparecer como protagonistas en actos terroristas y delitos en todo el país.

El Gobierno olvida, finalmente, que la frontera ha sido corredor para la retaguardia de las Farc y del Eln en Venezuela. La última reacción oficial del gobierno colombiano por el amparo de Chávez y Maduro a esos narcoterroristas se produjo en julio de 2010, un mes antes de iniciarse la era Santos, con fotos y coordenadas presentadas por el embajador Hoyos ante la OEA. Desde entonces, silencio total. La crisis anunciada de los refugiados requería acciones oportunas y coherentes del Gobierno, algo que no podemos esperar de uno más preocupado por hacer maletas y poner pies en polvorosa, camino a Londres, dejando al país envainado.

---------------------------------------------------------------------------------

Venezuela: Aislamiento y final

Por Beatriz de Majo

El Nacional, Caracas

13 de febrero de 2018

La desesperanza es fácil que derive en incredulidad. Ya son muchos los venezolanos que exteriorizan su agobio no creyendo que la situación pueda cambiar y que en lugar de debilitarse, nuestro oprobioso gobierno se está atornillando más y más en el poder.

No es así. La realidad es que el castro-madurismo está muy lejos está de encontrarse fortalecido. Hoy por hoy no es posible encontrarse en la situación de aislamiento en que ya están quienes nos gobiernan y mantenerse como si no estuviera ocurriendo nada.

Porque es que está ocurriendo mucho. El desgobierno y la incapacidad administrativa son patéticos y están a la vista de todos. Pero más allá de ello, la degradación de los valores, las violaciones a los más sagrados derechos de los individuos y la alianza con el crimen organizado y el terrorismo que se ha hecho evidente entre algunos miembros del equipo de Miraflores y en los altos medios castrenses está totalmente al descubierto frente al mundo. Hace un año aun algunos países con esperanzas de sensatez y cordura aún llamaban a ambas partes a sentarse a dirimir sus diferencias. Se le daba igual crédito a los dos lados de la ecuación.

El penoso espectáculo que protagonizó el oficialismo desde dentro de la parodia de diálogo ha conseguido demostrar que esas tratativas no fueron otra cosa que una burla descarada frente a los negociadores de la oposición y de cara a quienes, desde afuera, seguían el proceso con esperanza. La inmediata reacción del genuflexo Consejo Nacional Electoral de llamar a unas rocambolescas elecciones que no son otra cosa que una autoproclamación irregular de Nicolás Maduro, lo que ha transmitido es más fuego para la candela del rechazo internacional.

Chile y México se pararon de la mesa en la que nunca se dialogó, mientras que Europa respondió con más sanciones a los artífices del desastre venezolano; los norteamericanos hablan ya de un embargo petrolero; los hermanos latinoamericanos van desertando uno a uno los esfuerzos por hacer entrar en razón a este díscolo gobierno. Cada día se alzan más y más voces de reprobación en el exterior – Naciones Unidas, organizaciones de Derechos Humanos, órganos de integración, y altos tribunales de justicia – llamando ya no a una rectificación sino al castigo y al aislamiento.

El aislamiento derroca gobiernos. Cada una de las atrocidades que desde este país se protagonicen en lo sucesivo, comenzando por el proceso eleccionario orquestado en medio del fraude, ha de jugar en su favor, sino en su contra.   Lo más importante de todo es que la Venezuela de hoy, la del castro-madurismo militarista, no es solo un adversario ideológico para quienes se relacionan con nosotros. Es una amenaza para la paz planetaria y para la salud de las naciones a la que hay que desactivar. Esto se ve diáfanamente en los cuatro puntos cardinales del globo y por ellos otros estados y organizaciones no dejarán que el cáncer crezca.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Venezuela, las drogas y Rusia

El Mundo, Medellín

Editorial

http://www.elmundo.com/noticia/Venezuelalas-drogas-y-Rusia/366771

8 de febrero de 2018

Tillerson y el gobierno que representa están movidos por la preocupación ante una posible intervención de Rusia, y tal vez también de China, en las elecciones que se avecinan en Venezuela. Una injerencia que no resulta nada descabellada.

En su primera gira por Latinoamérica, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, tuvo como primer punto de su agenda la crisis venezolana. La abordó con su homólogo argentino, Jorge Faurie, con quien insinuó aplicar “sanciones petroleras” al régimen de Maduro; con el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, a quien agradeció su liderazgo, mediante el llamado Grupo de Lima, para abordar “la destrucción terrible que existe” en la democracia venezolana, y lo hizo con el presidente Juan Manuel Santos, a quien le dijo que Colombia es un “jugador muy importante” para devolver la democracia al vecino país. No solo por el tiempo dedicado al asunto en sus declaraciones a los medios sino por los términos empleados, es claro que la misión del jefe de la diplomacia norteamericana en su visita era verificar la postura de sus aliados en la región para hacer frente a la situación y advertir, aunque no habló públicamente de ello, del riesgo de  injerencia rusa en las elecciones que se celebrarán en la región durante este año en México, Colombia, Paraguay, Brasil y Venezuela.

Ante los constantes reclamos del presidente Trump por los que, a su juicio, son malos resultados de la lucha contra las drogas en nuestro país, sorprende que el narcotráfico y los cultivos ilícitos hayan pasado a un segundo plano, al menos durante la comparecencia ante la prensa del presidente Santos y del secretario Tillerson. Ante las cámaras, el diplomático norteamericano se mostró satisfecho, aunque expectante por nuevos resultados, con la política antidrogas de Colombia, hasta el punto de sonar contradictorio con respecto a las últimas declaraciones de Trump, al reconocer que, al ser el mayor mercado para las drogas, su país también es responsable en la lucha antinarcóticos. Vale recordar que el pasado viernes, en una base de la aduana en La Florida, Donald Trump volvió a amenazar a los países “que no eviten” la llegada de drogas a los Estados Unidos, pero sin dar nombres.

Lo dicho por Tillerson lo quiso hacer ver el Gobierno colombiano como avales a su política antidrogas por parte de los Estados Unidos, postura que descartamos pues quedó en evidencia que la prioridad de la agenda no era esa, sino Venezuela, y no sería conveniente para los Estados Unidos que, en público, fuera a poner contra la pared al Gobierno que considera, a su vez, uno de sus mayores aliados y la punta de lanza en su intención de contribuir a restablecer la democracia en el vecindario.

Y a juzgar por las declaraciones dadas hace una semana, en el encuentro trilateral con sus homólogos de Canadá y México en el Distrito Federal, y reiteradas ayer en una entrevista dada desde Bogotá a la cadena Fox News, detrás de esa intención de ayudar a resolver la crisis venezolana, Tillerson y el gobierno que representa están movidos por la preocupación ante una posible intervención de Rusia, y tal vez también de China, en las elecciones que se avecinan. Una injerencia que no resulta nada descabellada si, como dijo el propio Tillerson en México, su Gobierno ha recibido reportes en similar sentido de sus aliados europeos, y si se tiene en cuenta la enorme deuda del régimen de Maduro con ambas potencias, los nexos de China en Centroamérica y los acercamientos que Rusia ha buscado estrechar en la región.

Lo más alentador de la visita es que el Gobierno de los Estados Unidos esté considerando la posibilidad de redireccionar las ayudas que se destinan a paliar la grave crisis humanitaria que vive el pueblo venezolano, ante las enormes dificultades para asegurar que los recursos lleguen a su destino. La idea que sopesa Washington es la de enviar ese dinero a Colombia para contribuir con la atención de los venezolanos que día tras día cruzan la frontera en tal cantidad que, como expresamos en nuestro editorial Una política para los refugiados de Venezuela, el viernes pasado, ya rebasó la calidad de migración para ser claramente una tragedia que exige realizar acciones protectoras, con apoyo internacional. Tal iniciativa, de concretarse, abriría la puerta para que Naciones Unidas y otros organismos multilaterales, apoyen a Colombia en la creación de campos de refugiados pues, a juzgar por la coyuntura actual, en la que el régimen se prepara para confirmar su dictadura mediante las ilegítimas elecciones que se prepara para convocar, la situación de los migrantes puede todavía empeorar.

---------------------------------------------------------------------fin--------------------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes