Facebook

     SiteLock

Última hora
Carta al presidente Álvaro Uribe - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46
Fuera cubanos de Colombia - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46
Ah suerte tan buena - Jueves, 22 Febrero 2018 05:46

COLOMBIAN NEWS

5 de febrero de 2018

1.    Inseguridad urbana: Suma de todos los males

2.    Petro es el de Santos y las Farc

3.    Están inflando a Petro como un balón roto

4.    Gustavo Petro como presidente convertirá a Colombia en otra Venezuela

5.    De linchamientos y encuestas

6.    Estamos hastiados de los cómplices de los delincuentes

7.    “Verdad” oficial, obligatoria y coercitiva

8.    España: Los golpistas preparaban un infierno fiscal y un tributo a la Iglesia

Inseguridad urbana: Suma de todos los males

Por José Félix Lafaurie Rivera

@jflafaurie

Contexto Ganadero, Bogotá

http://www.contextoganadero.com/columna/inseguridad-urbana-suma-de-todos-los-males

4 de febrero de 2018

Más del 70 % de los colombianos vive en ciudades con más de 100 mil habitantes, y solo 5 concentran a 16 millones aterrados por la inseguridad, mientras las autoridades insisten en declaraciones vacías y estadísticas que no le sirven de consuelo a la madre del muchacho asesinado por robarle la bicicleta.

La mayoría de candidatos se conduelen por las víctimas, pero no parecen entender la complejidad del problema y, por ello, le sacan el cuerpo a la inseguridad urbana, una suma de todos los males que, al final, se resume en la debilidad de un Gobierno que arrastró tras de sí la desarticulación del Estado para enfrentar a los criminales. Veamos:

1.- Microtráfico. La disputa por su control y el aumento del consumo de drogas desde edades cada vez más tempranas, están detrás de gran parte de la violencia urbana. Pero todo esfuerzo es en vano frente al absurdo de “la dosis mínima”, legal de acuerdo con las necesidades del consumidor, según la Corte Constitucional, aunque deba “caer del cielo” porque es ilegal su compraventa.

2.- Narcoterrorismo. La violencia cínica del ELN, de las “disidencias” de las Farc a cargo de sus negocios ilícitos, y de las bandas criminales, incluidos ahora los carteles mexicanos, hermanados todos por el narcotráfico, no son fenómenos del campo sino también de las ciudades. Es sencillo: el narcotráfico alimenta al microtráfico. Santos, extorsionado por sus vecinos socialistas, suspendió la fumigación en las fronteras y luego en todo el país. Se perdieron15 años de esfuerzos. De 46 mil hectáreas pasamos a 200 mil y volvimos al primer puesto en la producción mundial de cocaína, mientras el Gobierno incentiva el narcotráfico con la conexidad con el delito político y la pretensión de legalizar pequeños y medianos cultivos.

3.- Migración venezolana. La canciller afirma que es un fenómeno controlado, pero la realidad es otra. El Gobierno no se preparó para esa migración masiva anunciada, chantajeado por Chávez y por Maduro, socios y garantes de la negociación con las Farc. Hoy Santos habla duro, pero es tarde. Miles de colombianos repatriados y de venezolanos cruzan a diario la frontera sin mayor control. No se trata de estigmatizarlos ni de cerrarles las puertas, pero el fenómeno ya hace parte del diagnóstico de inseguridad en Cúcuta y otras ciudades.

4.- Tráfico de armas. La fundación venezolana Redes estableció un faltante de un millón de piezas de armamento en 30 guarniciones en la frontera, que han ido a parar al ELN y las disidencias farianas, con la bendición de la cúpula militar de Maduro. Mientras tanto, el país llora a los policías de Barranquilla, el Gobierno acusa perplejidad frente al ELN y las Farc se estrenan impunes en política.

5.- Migración campesina. La recuperación del campo sigue siendo una promesa y se perdieron ocho años de esfuerzos en seguridad. Tras la firma del Acuerdo, el terrorismo, la extorsión, el despojo, la minería ilegal y el narcotráfico siguen dominando el escenario rural, con el consecuente desplazamiento hacia las ciudades, huyendo de la violencia y en busca de oportunidades.

 

 

 

6.- Justicia. Los jueces sueltan a los delincuentes; los alcaldes acusan a los jueces; los magistrados los defienden y acusan a la Fiscalía y la Policía; la detención domiciliaria es una farsa y el sistema carcelario colapsó. Entre tanto, los delincuentes se ríen de la justicia, los ciudadanos no creen en ella y el ministro confiesa con impotencia que “tenemos una política criminal desastrosa”. Una verdadera suma de todos los males, que acorrala a la ciudadanía y solo parece preocupar a los candidatos del Centro Democrático.

---------------------------------------------------------------------------------------

Petro es el de Santos y las Farc

Por Fernando Londoño Hoyos

Las 2 Orillas, Bogotá

5 de febrero de 2018

Que Santos tenga su candidato es cosa que se da por descontada. Que las FARC tienen el suyo no deja duda. Pero ni Santos ni las FARC quieren candidato perdedor, ni tan evidente como para que se eche a cuestas el fardo del peor gobierno de la historia y de la más cruel organización criminal que haya nacido en América.

Ese razonamiento ha llevado a muchos a creer que Fajardo es el Caballo de Troya de ese dúo tenebroso. Un tipo de bluyines y bucles a sus 62 años, que maneja un lenguaje anodino, elemental, intrascendente. Que no sabe nada de nada porque para que se lo diga está Google. Que no se compromete con nada, no propone nada, no desafía a nadie ni a nada, parecería el candidato ideal para que la gente cansada de mala política, que es tanta, lo albergue esperanzada, sin que sepa en qué ni por qué.

Pero no es Fajardo, queridos lectores. Sin perjuicio de que Fajardo pudiera ser utilizado por Santos y por las FARC, si es que fuera ganador, Santos y las FARC necesitan un tipo mucho más hábil, más ladino, mejor demagogo, más radical pero melifluo, más perverso y comprometido. Y ese tal tiene nombre hace rato: es Gustavo Petro y su candidatura quedó convenida en las conversaciones de La Habana.

Petro viene del M19, una organización terrorista que amnistiamos para que hiciera política, descendiente directa de las FARC, amiga y socia de Pablo Escobar, y con Pablo Escobar autora del atentado terrorista más famoso de la Historia de Colombia, el asalto al Palacio de Justicia. ¿Por qué no estaba Petro en el Palacio de Justicia? Porque días antes había sido detenido y andaba en una cárcel por porte ilegal de armas. Solo por eso. Pero ha tenido la desvergüenza de hablar y actuar en defensa de los asaltantes y en contra de los defensores de la Ley y la Democracia en esas hora aciagas.

Petro es amigo incontestable del Socialismo del Siglo XXI y se pavoneaba por el Palacio de Miraflores cuando era Presidente de Venezuela su amigo íntimo, Hugo Chávez. De allá vienen sus cercanías con las FARC y con Santos. Petro es el eslabón perdido de los diálogos de La Habana y de los acuerdo entre las FARC y Santos. ¿Dónde estaban los bandidos de las FARC cuando Santos los rescató? En Venezuela. ¿De dónde salieron para La Habana? De Venezuela. ¿Quién jugó papel decisivo para aquellos acercamientos Santos-FARC? Chávez desde Venezuela. No olvidamos aquello de los países garantes y de las Comisiones de Seguimiento. Y todo dirigido, manipulado orquestado por el que entraba a Caracas como cualquiera entra a su propia casa: por Gustavo Petro.

Petro es izquierdista y como todo socialista dice amar a los pobres, para hacerlos más pobres, claro está. Pero también sabe acercarse a los más ricos de entre los ricos, defender sus causas, mamar de sus ubres repletas. ¿No lo sabía, lector amigo? Pregunte quien es el plutócrata patrocinador de Petro y se llevará una sorpresa. Petro es hábil con la palabra, aunque no diga mucho, porque no tiene en su caletre mucho por decir. Es eficiente con discursos baratos, no tiene escrúpulos ni límites en su ambición y su comportamiento. Y como lo demostró en Bogotá, es un incompetente monumental. Un tipo perfecto para acabar de pauperizar un país que su amigo Santos ya dejará en los linderos de la inopia.

Es hora de enfrentar a Petro, sabiendo de dónde viene y para dónde va. De quitarle la máscara de pacifista bondadoso para rescatar el terrorista que encubre. De poner en evidencia sus contactos con el gran capital, por donde se encuentra con Santos, para confirmar el agudo descubrimiento sicológico de Goethe, el de las afinidades electivas.

Petro llegó a la Alcaldía de Bogotá con el apoyo de fuerzas conocidas, y el más efectivo de los que trabajan a la sombra en estos contubernios diabólicos. Y dejó la ciudad vuelta pedazos. Se declaró enemigo del cemento y del ladrillo, para apoyar a la gente. Y dejó a la gente más pobre que nunca y a la ciudad ni una obra, ni un proyecto, una mejora en nada. Pura demagogia y la más escandalosa ineptitud.

Es hora de revivir ciertas hazañas petristas para destapar la olla de este impostor malabarista. El capítulo de las basuras, del que lo rescató el Consejo de Estado que se columpia entre Santos y la corrupción. Y el de las Empresas de Teléfonos y la de Energía. En esta última, alguien se ganó cuatrocientos ochenta millones de dólares en un santiamén. Platica que perdió usted, contribuyente eximio, sin que se precise dónde están los ladrones. En Luxemburgo, que es un buen escondite para ladrones enmascarados. ¿Averiguamos?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Están inflando a Petro como un balón roto

Por Eduardo Mackenzie

https://twitter.com/eduardomackenz1/status/960479790309527552

5 de febrero de 2018

Si alguien entiende qué pasa en este momento con la opinión pública colombiana, sobre todo aquella que participa en elecciones, que lo explique. Pues el panorama es contradictorio y hasta caricatural. Sobre todo si el observador se atiene a lo que dicen las empresas encuestadoras cuyos  resultados sorprendentes difunden, a todo timbal, la prensa escrita nacional, la radio y la televisión y si coteja todo eso con la actitud abiertamente anti Farc y anti terrorista de la población en general.

La masiva bronca popular tan justificada y ejemplar de la ciudadanía de Armenia ante el cortejo armado y súper protegido del jefe terrorista Timochenko, grotesco candidato presidencial narco-comunista que se pasea libre por Colombia sin haber pagado por sus crímenes, gracias a los designios de Juan Manuel Santos, contrasta de manera dramática con lo que nos dicen las encuestadoras. En Armenia, la gente, unánimemente, le gritó “asesino” a Timochenko y algunos de los manifestantes rompieron y quemaron unas banderas de las Farc, en su formato partidista.

Pese a ese fenómeno de cólera ciudadana que, además, se extiende a casi todas las ciudades --eso mismo vivió  Iván Márquez en Florencia y sin hablar del repudio  general contra Santos--, las encuestas nos dicen que  Fajardo y Petro, es decir los dos candidatos más próximos ideológicamente a las Farc, son los que la opinión quiere llevar al poder en mayo o junio. Eso se llama meter gato por liebre.

Lo que le ocurre a Timochenko afecta a toda su banda. La población abuchea e increpa a los otros cabecillas de las Farc y les lanzan los más merecidos calificativos. Todos esos profesionales de la subversión terminan huyendo con sus guardias armados y en sus pesados carros blindados con vidrios obscuros pagados por el erario público. Al mismo tiempo, las oficinas de encuestas aseguran que la misma población que repudia a las Farc está dispuesta a votar en mayo y junio próximo por Gustavo Petro, un individuo que estaba matando colombianos desde antes de Timochenko. Pues éste último ingresó a las Farc en 1982 y Petro ingresó al M-19 en 1978.  ¿Por semejante extremista van a votar los colombianos?

Es obvio que las encuestadoras están inflando a Petro y a Fajardo por razones inconfesables. Hacen eso mientras la opinión da muestras en las calles de sentimientos muy diferentes y se movilizan en todas partes, aún poniendo en peligro sus vidas, para oponerse a las promesas totalitarias y hambreadoras que lanzan los que quieren que los dos atroces gobiernos de Santos sean prolongados por  cuatro y más años.

Con sus secos guarismos, forjados en las condiciones más opacas,  las encuestadoras insisten en que Fajardo y Petro, dos jefes izquierdistas que pidieron que el acuerdo de La Habana entre Santos y las Farc fuera aprobado en el plebiscito del 2 de octubre de 2016, siguen arriba.  ¿Siguen arriba a pesar de que el NO a ese perverso acuerdo ganó el plebiscito y de que la ciudadanía no ha cambiado de opinión al respecto?

Petro es la pieza secreta del turbio ajedrez que Juan Manuel Santos está jugando contra Colombia. Petro no es una alternativa a Santos, es la continuación de Santos y hasta la agravación de los golpes que Santos le dió al país durante sus dos gobiernos. Petro no representa a un grupo ni a una coalición de partidos.  Él es el fantoche de las Farc y de un vasto proyecto que trabaja para que Cuba pueda saquear a Colombia y robarle sus fuerzas vivas, como lo hizo con Venezuela, país petrolero que era uno de los más ricos del continente y que hoy vive, a causa del chavismo y de castrismo, una catástrofe humanitaria que todos lamentamos cada día.

Ciertas agencias encuestadoras pasaron al bando de los depredadores de Colombia.  Están construyendo un candidato, atribuyéndole una falsa popularidad, en lugar de sondear honestamente la opinión.

Esas mismas encuestadoras son las que, con algunos órganos de prensa, le decretaron la guerra más escandalosa al candidato Alejandro Ordóñez. Con las mañas y artificios propios de esa gente están censurando su nombre, ocultando  informaciones, deformando los hechos, inventando mentiras. Saben que Santos le tiene pavor a esa candidatura, pues la propuesta de Ordóñez para sacar a Colombia del fango Farc-santista es la más determinada y completa. El único opositor real a todos los aspectos de los pactos de La Habana es Ordóñez y él está recorriendo con éxito el país y demostrando que tiene el favor de las bases de varios partidos.

Tratan de descarrillar la candidatura de Ordóñez erigiendo una antítesis, Petro y subsidiariamente Fajardo, dándoles a ellos un toque de popularidad que no tienen. Al hacer eso esas oficinas están obrando contra sus intereses. Sus nombres y actuaciones están siendo registrados y no serán olvidados.  Esas intrigas no desviarán la preferencia del electorado.

La vocación legítima de las agencias de sondeos es dar en cifras una imagen de lo que piensa la opinión pública, o un sector de ésta, en un momento dado, en un sector dado, y ante uno o varios temas bien delimitados. Hay una ética y unas técnicas propias de las encuestadoras. Pese a ello, esa labor puede ser desbordada y corrompida.

Lanzar un diagnóstico que no corresponda a un universo de opinión es violar esa ética. Esa acción transforma la encuestadora en otra cosa: en una vulgar agencia de lobby, dispuesta a defender por todos los medios las virtudes, reales o imaginarias, de una mercancía, de una empresa o de un personaje.

Timochenko no tiene posibilidad de ganar una elección. Su único futuro está marcado por lo que decidirá la Corte Penal Internacional, a la que los colombianos acudirán tan pronto la JEP cumpla con su compromiso diabólico de declararlo inocente. Petro es el verdadero candidato de las Farc y del chavismo. Ese individuo nunca rompió con las dictaduras de Cuba y Venezuela. Fue su aliado y lo sigue siendo. Tiene algo que le falta a Timochenko: su paso por el parlamento, una corta experiencia diplomática en Bélgica y su caótico paso por la alcaldía de Bogotá. Su odio por Colombia es evidente. Su marxismo vergonzante lo lleva a embarcarse en turbias operaciones que degeneran en fracasos. Petro fue el peor alcalde que ha tenido Bogotá. Llenó a la capital de huecos, basuras y de pleitos y está dispuesto a hacer contra Colombia lo que le dicte el Foro de Sao Paulo. Eso lo sabe todo el mundo.

En diciembre de 2013, Alejandro Ordoñez era Procurador General. En esa calidad destituyó e inhabilitó a Petro por faltas disciplinarias gravísimas e ilegalidades en el proceso de recolección de basuras de Bogotá. Pero Santos accionó las palancas para que Petro fuera restituido. Nadie olvida que Petro amenazó a Santos con revelar algunas cosas si no era puesto de nuevo en la alcaldía y Santos reaccionó más rápido que un rayo. Y el Consejo de Estado bajo influencia hizo el resto. Algún día saldrá a la luz la historia menuda de ese turbio episodio.

Lo que existe, pues, es un lobby pro Petro, en lugar de encuestas favorables a Petro. Los electores hacen esa distinción y obrarán en consecuencia. Nadie quiere dejarse imponer caudillos y leyendas fabricadas por el dinero fácil. Con este agravante: la corrupción de las encuestas, la fabricación de falsos líderes, es un paso indispensable para el fraude electoral. Sin falsas popularidades, el fraude es irrealizable, pues no se lo puede presentar como una elección limpia.

Es muy importante que la opinión pública se entere, discuta y haga estas distinciones y se apropie de los instrumentos intelectuales y políticos necesarios para cerrarle el paso a Petro y a su séquito de calamidades anunciadas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Gustavo Petro como presidente convertirá a Colombia en otra Venezuela

Por Ariel Pena

Periódico Debate, Bogotá

5 de febrero de 2018

En las grandes ciudades colombianas principalmente en el transporte público, vemos a muchachas y muchachos venezolanos prácticamente pidiendo limosna, y en otros casos en la prostitución o en trabajos en donde no consiguen ni un mínimo, esto sucede con miles de jóvenes y en  el futuro serán millones, pues el salario mínimo mensual en ese país es apenas de 15 mil pesos colombianos, lo que constituye hambre producto de la crisis humanitaria. Pero eso cambiara en nuestro país con un gobierno castrochavista o del socialismo del siglo XXl que es el mismo comunismo totalitario, ya que los venezolanos no tendrán que venir a Colombia, sino que se refugiaran en  otras naciones como le sucederá a millones de colombianos, porque Colombia será invivible  en manos de Gustavo Petro, quien buscara implementar un sistema marxista leninista que indiscutiblemente es una fábrica de miseria para someter a las masas a un régimen totalitario.

La Política de la vida que tanto menciona el doctor Gustavo Petro, ojala  no siga los mandamientos del comunismo totalitario que practicaron en su momento: Stalin, Pol Pot, Mao, Lenin, Kim Il Sung, Fidel Castro, Ho Chi Minh y las guerrillas comunistas que en su conjunto le han  regalado a la humanidad en el último siglo más de 100 millones de asesinatos, ya que el marxismo leninismo lleva implantado el crimen en sus genes.

Con un gobierno de Petro se convocaría a una Asamblea Nacional Constituyente igualita a la de Venezuela, en donde un ciudadano no representa un voto, sino que organizaciones de fachada o cascarones tendrán la mayoría de representación en esa entidad, sin olvidar desde luego que  Petro aplaudió la convocatoria de la constituyente en Venezuela hecha por el dictador Maduro para consolidar su camarilla comunista.

De ninguna manera se puede olvidar que la candidatura presidencial de Gustavo Petro, es respaldada por el partido comunista colombiano fundador de las Farc y desde luego por  la unión patriótica, siendo todo eso lo mismo, cuya ideología indudablemente es marxista leninista, la cual fue repudiada por los pueblos de Europa oriental con la caída del muro de Berlín y la debacle de la URSS, pero  Fidel Castro, Lula Da Silva y  Hugo Chávez, aprovechándose del atraso ideológico de algunos sectores latinoamericanos sacaron del basurero de la historia al comunismo totalitario, buscando implementarlo en la región eso si cambiando de máscaras para engañar mejor, lo que constituye un ultraje a la inteligencia de Latinoamérica, pues eso sería  igual a que en los  años cuarenta del siglo pasado después de derrotado el nazismo en la segunda guerra mundial, lo hubieran reciclado en nuestros países presentándolo como el salvador.

Fidel Castro en el año 2010 afirmó sin ningún empache que el socialismo del siglo XXl, era ni más ni menos que la aplicación práctica del marxismo, de ahí que los colombianos estamos notificados al saber cuál es el futuro que nos espera con Gustavo Petro como presidente, porque su cercanía con Hugo Chávez y Nicolás Maduro es incuestionable, y Colombia tendrá  el mismo camino de Venezuela en materia de propiedad en donde al grito de ¡exprópiese! Las casas, fincas, lotes y apartamentos que con tanto sacrificios han conseguido los pequeños y medianos propietarios no quedaran valiendo nada, porque la miseria del pueblo es una condición necesaria para consolidar una dictadura comunista como bien lo decía el libertario Bakunin, por eso en Cuba existe la cartilla de racionamiento y en Venezuela el carnet de la patria, que con Petro fácilmente se podrían implementar en Colombia.

El  discurso que en algunas ocasiones a lanzado Petro sobre la Ecología y la Autogestión, son simples sofismas de distracción, pues en el fondo su origen totalitario le impide tener una mínima posición libertaria al no condenar por ejemplo las voladuras de oleoductos  por parte de Eln y las Farc, que han producido el derrame de 5 millones de barriles de petróleo en 32 años, lo que constituye un ecocidio y un delito de lesa humanidad de acuerdo al derecho internacional humanitario, también el arboricidio que se ha cometido en contra del bosque  tropical para sembrar coca no ha sido un  tema de rechazo por parte del candidato de la llamada izquierda; claro que para los marxistas poco les importa el medio ambiente, porque lo que les interesa es el poder y si tienen que gobernar en un desierto con mucho gusto lo hacen.

En las  elecciones parlamentarias del 11 de marzo en donde también  habrá la consulta interpartidista de la Coalición Republicana para Salvar  a Colombia, teniendo como aspirantes a Marta Lucia Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordoñez, se tiene que alcanzar una cifra superior a los  5 millones de votos, ya que esa sería la cuota inicial para lograr el triunfo en las elecciones presidenciales y espantar  la amenaza  castrochavista o comunista totalitaria que encarna Gustavo Petro.

Según las últimas encuestas de diferentes empresas como Invamer, los candidatos apoyados por partidos de la internacional comunista del foro de Sao Pablo, marchan adelante como sucede con Sergio Fajardo y Gustavo Petro, lo  que debe hacer sonar las alarmas para  los demócratas, pero no hay que olvidar que en el plebiscito del 2 de octubre de 2016 sobre los acuerdos entre el gobierno y las Farc, las mismas encuestadoras pronosticaban un triunfo de Si sobre el No en una relación de 3 a 1, sin embargo el pueblo Colombiano supo reaccionar y el No ganó, entonces  todavía hay mucho camino por recorrer para las elecciones presidenciales, y lo que se debe hacer es un trabajo pedagógico con la ciudadanía para evitar que Colombia sea otra Venezuela.

--------------------------------------------------------------------------------------------

De linchamientos y encuestas

Por John Marulanda

5 de febrero de 2018

Cuando el aparato de justicia no funciona o es corrupto, la  propia mano o el linchamiento toman su lugar. La airosa reacción de las ciudadanías quindiana y caqueteña ante la presencia desparpajada del máximo cabecilla de las narcofarc en Armenia y de alias Iván Márquez en Florencia, es solo un asomo de lo que hemos venido advirtiendo desde hace años: ante los desvaríos de este mal gobierno y la descarada impunidad, la sociedad ha acumulado desconcierto e ira y la violencia empieza a  estallar. Si a esto agregamos el detritus propio del narcotráfico que nos desborda, el escenario es sombrío y sin solución clara a la vista.

Alias Timo y su banda de facinerosos,  registran últimos en todas las  encuestas pre electorales,  muchas de las cuales acomodan los resultados de acuerdo al gusto o necesidad del contratante. Las mas serias, siguen mostrando las Fuerzas Militares como la institución con mayor aprecio de los colombianos, mientras las narcofarc y narcoeln están en la sentina de la opinión pública, a pesar de sus jactanciosas letanías de paz. Les cree menos del 1% de los encuestados. Una ONG de cuño castrista anunció a través de su imberbe vocero que la izquierda puede desaparecer electoralmente en los próximos comicios por no lograr el umbral establecido. Ojalá, porque  necesitamos que se desvanezca la narcotraficante, secuestradora, torturadora y asesina  izquierda maluca pero  necesitamos que permanezca activa una izquierda sana y contradictora,  para tener algún tipo de contrapeso y crítica sobre estos gobiernos corruptos y díscolos de la no menos enfermiza derecha. Pero, sabiendo que esa ONG es elena de vocación,  probablemente su “investigación” sea una treta propagandística para inducir a la abstención de quienes estadísticamente den por derrotada a la izquierda. Error de percepción que nos puede llevar al acabose.

Ante el desborde continuado de la inseguridad pública y la amenaza geopolítica que sobre Colombia proyecta el triángulo Caracas-La Habana-Nicaragua (el Canciller norteamericano Tillerson hablará sobre este riesgo durante su visita),  una poderosa alianza ideológica-electoral de la derecha será la única garantía de nuestra supervivencia como estado democrático, emproblemado sí,  pero libre y soberano.

Mientras la espontaneidad ciudadana castiga sin clemencia a los espurios candidatos del narcotráfico estaliniano y las encuestas bailan al son  de los billetes, es urgente elegir un Congreso de derecha de sólida mayoría para re plantear el azimut del país que hoy anda refundido en los vericuetos palaciegos de la vanidad y la irresponsabilidad.

---------------------------------------------------------------------------------

Estamos hastiados de los cómplices de los delincuentes

Por Juan David Escobar Valencia

El Colombiano, Medellín

http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/estamos-hastiados-de-los-complices-de-los-delincuentes-FB8131061

5 de febrero de 2018

Más que suficiente fue que un gobierno truchimán apoyado por sectores irresponsables o ingenuos de los medios, la industria, la iglesia, politiqueros tradicionales y los que dicen no serlo pero lo son, así no salga en google, la academia, y altos mandos militares que cambiaron los cascos por rodilleras, se confabularan para legalizar un proceso extorsivo de “apaciguamiento” que pone en peligro la viabilidad del país institucionalizando el delito a gran escala y dándole a las generaciones que vienen el mensaje perverso que “ser pillo paga” y ser cumplidor de la ley, trabajar y estudiar es para los estúpidos.

Pero como a los pelotudos modificados genéticamente por las ideas mamertas o “progresistas” se les regeneran mágicamente lo que les quitan cuando los castran, parece que este procedimiento puede realizarse todas las veces que se desee, pues siempre habrá algo para extirpar, y grande.

Si el proceso de impunipaz con el “otrora” grupo delincuencial Farc no hubiese sido una vergüenza, pareciera que la convicción del gobierno cómplice de que si uno va a hacer una cochinada hay que hacerla en grande y todas las veces que se pueda, explica que se intente repetir la historia con otro cartel terrorista como el Eln.

¿Hasta cuándo los cómplices de los bandidos, disfrazados de pacifistas, seguirán insistiendo en conversaciones con una confederación de pandillas, independientes en sus mecanismos de robo y violencia, pero unidos para extorsionar al país y a su gobierno que parece estar de su lado por falta de dignidad? ¿Hasta cuándo los seguirán defendiendo sus secuaces camuflados de académicos en las universidades? ¡Averígüelo Vargas!

¿Por qué es noticia que un grupo delictivo que tiene un historial larguísimo de “mamarle gallo” al país con falsas conversaciones de “paz”, mate policías?

Para el Eln, un grupo mucho más débil que las Farc, el proceso de impunipaz con estos le ha permitido mostrarse más reacio a concretar un acuerdo. Primero, porque el Eln se ha beneficiado económica y militarmente al recibir en outsourcing de las Farc varias de sus unidades estratégicas de negocios, armas y personal. Segundo, el “supuesto” retiro de las Farc de algunas regiones y actividades criminales ha dado oportunidades para que el Eln las tome. Tercero, el Eln aprendió durante las negociaciones de las Farc, que el gobierno está dispuesto a romper la ley y la Constitución con tal de firmar un papel que pueda venderse en el exterior como acuerdo de paz, por lo que ellos asumen que el techo de la negociación con las Farc es el piso de “su negociación”. Cuarto, el Eln está viendo que mucha parte del acuerdo entre el gobierno y las Farc se va a quedar en el papel y los incumplimientos irán aumentado, lo que hace para ellos difícil firmar una copia exacta de este acuerdo sin más modificaciones a su favor.

P.D.: No olvide quién será finalmente el real beneficiario de su voto.

-----------------------------------------------------------------------------------

“Verdad” oficial, obligatoria y coercitiva

Por José Alvear Sanín

El Mundo, Medellín

4 de febrero de 2018

Entre marzo y julio de 1936, los extremistas se hacen al control del gobierno de la república, que hasta ese momento solamente operaba como uno “de transición” hacia el leninismo. El asesinato de Calvo Sotelo hace estallar la guerra como reacción nacionalista y católica contra la atroz violencia, la persecución religiosa, el incendio sistemático de iglesias y conventos, la eliminación de millares de religiosos, y demás hechos que habían convertido la península en un abismo de terror y muerte de los peores que registra la historia.

En toda guerra ambos bandos incurren en excesos, pero más tarde la historia produce un veredicto, libre pero discutible. Así, por ejemplo, si condena los horrores nazis, no puede absolver las bombas de Hiroshima y Nagasaki, ni desconocer el bombardeo sobre Dresden o los abusos de las tropas soviéticas que atravesaban la Europa oriental.

Lo terrible es cuando ese veredicto  es sustituido por una rígida versión política que absuelve todo lo de un bando y condena todo lo del otro, para establecer una “verdad oficial” (cuyo desconocimiento puede llevar hasta la cárcel), que luego desciende a la instrucción pública, antes de envenenar el debate político.

Yo estaba bien crecido, había estudiado algunos cursos en España y leído mucho sobre la fascinante historia de ese país, cuando el gobierno de Rodríguez Zapatero (¡sí, el cómplice de Maduro!) logró la expedición de la Ley 52 de 2007, dizque “para dictar medidas en favor de quienes padecieron violencia en la guerra civil y la dictadura…”, pero en realidad, para hacer obligatoria cierta “memoria histórica” ideologizada, maniquea, unilateral y fanática, para apuntalar la vasta operación de inculturación y propaganda que padece España desde hace años.

Básicamente, esa ley

·        Ordena la eliminación de cruces, placas, monumentos y símbolos religiosos, así se encuentren en templos, cementerios o recintos privados, por la simple razón “jurídica” de que se pueden relacionar con Franco.

·        Anula las condenas proferidas sobre delitos cometidos durante la guerra civil y “grupos de resistencia”, lo que podría llevar, inclusive, a la absolución de terroristas como los de ETA.

·        Otorga la nacionalidad española (¿post mortem?) a los miembros de las Brigadas Internacionales Comunistas, que asesinaron multitud de españoles durante la contienda.

·        Determina la “expropiación” del Valle de los Caídos…

·        Clausura asociaciones y fundaciones que se consideren franquistas.

·        Crea un archivo general sobre la guerra civil (unilateral, desde luego).

El posterior regreso del PP a la Moncloa, a pesar de su promesa de derogar el adefesio, no cambió la situación, dada la pusilanimidad e ineficacia del señor Rajoy, bien demostrada, incidentalmente, durante sus dos gobiernos, empezando por lo de Cataluña.

Como el bipartidismo desapareció con el surgimiento de Podemos (gracias al dinero de Chávez), movimiento que ha traído otro elemento disociador a la escena española, con el renacimiento de un fanatismo comunista y antirreligioso que recuerda el de 1931, 1934 y 1936, combinado con la presencia, en las alcaldías en Madrid y Barcelona, de dos euménides de la ideología de género, afines al anarquismo, que se creía superado.

En este clima delicuescente, ahora el PSOE se alía con Podemos para presentar un proyecto de Ley para reforzar la actual de memoria histórica, con prescripciones aun más drásticas y antidemocráticas, incluyendo hasta una “comisión de la verdad”. Un buen análisis y el propuesto articulado los puede encontrar el lector en:

https://mail.google.com/mail/ca/u/1/#search/hazte+oir/161469f8c61f54e2

Esta semana, los neotalibanes españoles, encabezados por el alcalde, han demolido, de noche, la cruz de Callosa del Segura, pero los habitantes de ese pueblo valenciano se han apresurado a levantar una cruz de madera.

Acabo de leer un libro excepcional, Los mitos de la guerra civil, que solo en 2003 tuvo nueve ediciones (Madrid: La Esfera – Historia), que presenta en 603 páginas el  más objetivo y documentado análisis que hasta ahora haya encontrado sobre la Segunda República y la Guerra Civil. Su autor, Pío Moa (1948), joven comunista y terrorista del GRAPO, que participó en varios asaltos criminales, se dedicó luego al estudio de esa época, y en media docena de grandes libros ha contribuido a esclarecerla.

Así como el historiador inglés Paul Johnson ha dicho que “la guerra de España ha sido el acontecimiento de los años treinta sobre el que más mentiras se han dicho”, Pío Moa pudo concluir así su magistral indagación:

El supuesto de que Franco se habría rebelado contra un gobierno legítimo y aplastado una república democrática, es la base que parece justificar todos los denuestos y maldiciones. El mismo supuesto permite, por el contrario, glorificar sin tasa a Azaña, Negrín o Prieto, o excusar cualesquiera de sus errores. Sin embargo, Franco no creía haberse rebelado contra una república democrática, sino contra un extremo peligro revolucionario. ¿Tenía razón? Si los datos expuestos en esta investigación son correctos, como confío, no puede haber la menor duda de que la tenía.

Ahora bien, no sé hasta dónde el esfuerzo coactivo por angelizar a quienes condujeron a España a la revolución, el caos y la guerra, y por demonizar a sus contrarios, logre evitar el estudio desapasionado de su historia, inoculando a las nuevas generaciones con una confusa mezcla de odio por la religión y la unidad de España, dentro de un clima de imposición del marxismo cultural. Lo que sí sé es que en Colombia, con el “Acuerdo Final”, se avanza hacia una “verdad histórica” elaborada por una comisión ideologizada, presidida por un cura acomodaticio, que luego pasará al sistema educativo a través de la cátedra obligatoria de “paz”, y que tendrá brazo armado en la JEP.

Si no reaccionamos, nuestros nietos crecerán en medio del hambre y la dictadura, obligados a creer que toda nuestra historia es de injusticia y opresión, que nuestros gobiernos fueron tiránicos y que Timochenko, en cambio, era un héroe entre san Francisco, Marco Fidel Suárez y Bolívar.                                                                                         ***

Der Spiegel  (01/ 02/ 2018), en un largo comentario sobre la frecuente manipulación en la investigación de mercados, señala que las encuestas políticas no son la excepción. En ese artículo no falta la nota irónica: No confíes en ninguna estadística que tú no hayas falsificado personalmente. ¡Imposible que el pueblo colombiano, que le da una preferencia de 2% a Timo (=Engaño), escoja a su cómplice por el 23 %!

--------------------------------------------------------------------------------

España: Los golpistas preparaban un infierno fiscal con subidas de todos los impuestos y un tributo a la Iglesia

Por Carlos Cuesta

OK Diario, Madrid

https://okdiario.com/espana/cataluna/2018/02/04/golpistas-preparaban-infierno-fiscal-subidas-todos-impuestos-tributo-iglesia-1779641/

4 de febrero de 2018

Los partidos golpistas tenían preparado un auténtico infierno fiscal con alzas de todos los impuestos, creación de nuevos tributos para las empresas, para el capital y hasta un nuevo impuesto a la Iglesia. Pensaban poner en marcha su plan de saqueo tributario tras implantar su pretendida república catalana, la misma en la que aseguraban que todo el mundo sería más rico.

Las subidas incluían el IRPF, Sociedades, Sucesiones, Donaciones, Patrimonio, el ahorro, determinados activos de las empresas, y hasta un nuevo tributo a los bienes inmuebles de las Iglesias, como recogen los documentos en manos de la Guardia Civil y a los que ha tenido acceso OKDiario. PDeCAT y ERC, con el apoyo de la CUP, sabían perfectamente que tras romper con el resto de España, su Cataluña utópica se enfrentaba a una “asfixia” económica, como lo definían los miembros del Comité Estratégico que prepararon el golpe separatista. Y por eso, mientras prometían a los votantes que gracias a la independencia tendrían más poder adquisitivo, más riqueza y más empleo, lo cierto es que preparaban todo un plan de saqueo fiscal del que no se habría librado nadie.

Las subidas incluían la escalada de impuestos para los trabajadores de rentas medias, algo que no le importaba ni a los herederos de la burguesa Convergencia, ni a los republicanos de ultraizquierda de ERC, ni a los antisistema de las CUP. Todos estaban de acuerdo siempre que el vaciado de poder adquisitivo de la población sirviese para financiar su ansiada independencia. Los documentos a los que ha tenido acceso la Guardia Civil a raíz de la querella presentada por Vox -y en los que se reflejan las reuniones que mantenían los golpistas desde 2016- recogen un apartado para la reforma fiscal que preparaban y debatían ya por aquellas fechas. Unas reuniones en las que se recogió, por ejemplo, el catálogo de impuestos en revisión al alza o directamente de nueva factura.

Un abanico que queda reflejado en esta enumeración: “Impuesto a las Grandes Fortunas”; “Impuesto Nuclear”; “Viviendas Vacías”; “Bebidas Azucaradas”; “Estancias Turísticas”; “Vivienda de Uso Turístico”; “Cruceros”; “Impuesto de Transmisiones Patrimoniales”; o “Actos Jurídicos Documentados”.

El deseo de crear un “Impuesto a las Bebidas Azucaradas”, además, fue ampliando su ámbito de aplicación a medida que avanzaban las reuniones, de modo, que acabó extendiéndose hasta grabar la comida rápida, el “fast food”, tal y como lo anotaron. Sobre el IRPF hubo debate. Tenían claro que querían una “subida de tramos del IRPF”, algo que suponía un castigo fiscal para todos los contribuyentes. Y, por eso, se discutieron “deducciones para los tramos bajos”. Pero siempre teniendo en cuenta que debía ser una subida fiscal que permitiese sortear los problemas de financiación de la independencia, algo que exigía una subida de la práctica totalidad de tramos de rentas de los trabajadores, desde las más bajas hasta las más altas. En otra de las reuniones, los partidos separatistas hablaron de las necesidades de financiación y del “margen del Govern en fiscalidad”. Y dentro de ese margen surgía la coincidencia entre ellos en lo que denominaban “figuras impositivas para las grandes fortunas”. Pero no se trataba sólo de una subida para contribuyentes con ahorros.

Porque, como quedó claro en los encuentros mantenidos, “si centramos todo en el Impuesto a las Grandes Fortunas entonces no puede ser un brindis al sol. Porque también quieren incrementar el nivel de gasto”. Por ello, los separatistas fueron sumandos impuestos al plan de subida fiscal: uno, por ejemplo, “que grabe bienes inmuebles de la Iglesia”, que debía haber tenido un carácter “finalista” para costear la “educación”. Porque lo importante, como se dejó claro en las reuniones, era lograr el “aumento de ingresos: más recaudación, más progresividad”. Con una “lucha contra el fraude” más recaudadora y con subidas en el “IRPF bajo y alto”, en “Patrimonio, Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Con nuevos Impuestos”. Todo por la “Construcción de la República”, como dejaron por escrito.

Ver la documentación descubierta por OK Diario:

https://okdiario.com/espana/cataluna/2018/02/04/golpistas-preparaban-infierno-fiscal-subidas-todos-impuestos-tributo-iglesia-1779641/

---------------------------------------------------------------------fin-------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes