Facebook

     SiteLock

Última hora
El derecho a la rebelión - Lunes, 22 Enero 2018 02:31
El tirano Maduro tiene que salir - Lunes, 22 Enero 2018 02:25
¿Quién hereda, quien responde? - Lunes, 22 Enero 2018 02:23
¿Hacia las últimas elecciones libres? - Lunes, 22 Enero 2018 02:23
¿Nuevo mapa político? - Lunes, 22 Enero 2018 02:19

Gran Alianza: ¿consulta interpartidista o encuesta para escoger candidato? Destacado

  • Sábado, Dic 30 2017
  • Escrito por 

Centro Democrático: el poder de las ideas (867)

1. Coalición Uribe-Pastrana envió al CNE solicitud de consulta interpartidista para elegir candidato

2. Uribe insiste en decir no a la dosis personal

3. Desde el Meta Iván Duque envió un mensaje de esperanza y cambio para esta Navidad y el Año Nuevo

4. Carta a mis compatriotas: Carlos Holmes Trujillo

5. Descripción de Óscar Iván Zuluaga 26 de diciembre 2017

6. ¿Por qué me tengo que sentar al lado de los asesinos de mi hermano en el Congreso? Senadora Sofía Gaviria

7. Marta L. Ramírez: “El narco nutre al chavismo, que se expande con las FARC en Colombia y Podemos en España”

8. Sergio Araújo: ante las Farc, firmeza y argumentos

9. Sobre el Cuerpo de una Mujer

-----------

1. Coalición Uribe-Pastrana envió al CNE solicitud de consulta interpartidista para elegir candidato

Expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe / Fotos de AFP

La coalición de derecha liderada por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana elegiría candidato presidencial y vicepresidencial a través de una consulta interpartidista.

El Centro Democrático, con el senador Iván Duque; el movimiento de Marta Lucía Ramírez y el de Alejandro Ordóñez, participarían en este mecanismo fijado para el 11 de marzo, día de las elecciones parlamentarias.

El uribismo, el movimiento de Ordóñez y los conservadores liderados por Pastrana ya presentaron formalmente la solicitud ante el Consejo Nacional Electoral para participar en la consulta interpartidista.

El resultado obtenido en las urnas les permitirá escoger el aspirante único de la coalición.

José Félix Lafaurie, uno de los compromisarios de los exmandatarios, confirmó el envío de la carta al organismo electoral por parte del uribismo y dijo que la instrucción es definir en los primeros días de enero si mantienen o no en la realización de la consulta.

“Los presidentes Uribe y Pastrana definieron que antes del 20 de enero se tendrán que establecer las reglas de juego para que aquellos candidatos que han liderado el NO, puedan participar”, señaló Lafaurie.

“Las fechas del Consejo Nacional Electoral son perentorias y establecían que antes del 29 de diciembre se debía presentar la carta en la que se establece el interés de participar abiertamente en la consulta que hará la Registraduría el día 11 de marzo”, añadió.

Sin embargo, hay que recordar que los movimientos que conforman la coalición de derecha tendrán hasta el próximo 15 de enero para arrepentirse de participar en la consulta interpartidista, en caso de que encuentren un mejor mecanismo para escoger aspirante.

RCN Radio, 27 de diciembre de 2017

------------

2. Uribe insiste en decir no a la dosis personal

 Germán Dario Espejo

Casi desde que inicio su primer mandato en 2002, el entonces presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, ha insistido en la necesidad de adelantar una profunda reforma para penalizar el porte y consumo de la dosis mínima en Colombia.

En desarrollo…

Fuente: https://www.lafm.com.co/politica/uribe-insiste-en-decir-no-a-la-dosis-personal/amp/?__twitter_impression=true

-------------

3. Desde el Meta Iván Duque envió un mensaje de esperanza y cambio para esta Navidad y el Año Nuevo

Video: https://youtu.be/yOUuNtS2nqY

Esta Navidad los quiero invitar a que pensemos en esa Colombia grande. En esa Colombia de emprendimiento, de legalidad, de equidad que queremos construir.

Villavicencio, 23 de diciembre de 2017 (CD). “Hoy los invito a trabajar por un país en positivo, a soñar con un país mejor, a soñar con un país distinto. Yo los necesito a ustedes para que trabajemos todos los días para transmitir nuestra propuesta con alegría, para soñar con una mejor Colombia”. Ese fue uno de los principales mensajes enviado este sábado por el candidato presidencial del Centro Democrático Iván Duque, desde el parque de la Vida Cofrem, en Villavicencio, Meta.

Duque dijo que está recorriendo Colombia, hablando del reto que tenemos para transformar a Colombia. “No podemos aceptar que Colombia siga con una política social que no está obteniendo los resultados que necesitamos; no podemos seguir viendo un gobierno alejado del ciudadano, no podemos seguir viendo un gobierno que es permisivo con el crimen”, agregó Duque al explicar que los colombianos tenemos que entender que, “la paz se construye derrotando al criminal y no arrodillándose ante él”.

Le estamos proponiendo al país una agenda de legalidad, emprendimiento y equidad. La legalidad se basa en cumplir la ley, y se resume en una premisa muy sencilla: el que la hace la paga. Emprendimiento es un país eficiente, sin derroche, con buena fiscalización, que reactiva la economía y que es capaz de ahorrar para bajar impuestos y mejorar el salario de los trabajadores, explicó. La equidad es un país donde la jornada única escolar es una realidad, un país donde nunca llega un niño con hambre a un colegio público, un país donde la salud de calidad y oportuna es una realidad par todos. Un país donde los subsidios realmente llegan a los más vulnerables. “Ese país es posible”, dijo Duque desde Villavicencio.

“He venido al Meta a reiterarles mi cariño y el compromiso que tengo con esta región y con el país, y a desearles a todos una Feliz Navidad. La Navidad es un momento especial para compartir en familia, para que reflexionemos, para que demos gracias, para que nos encontremos a reflexionar sobre el país que queremos, para que nos reencontremos con los seres queridos. Esta Navidad los quiero invitar a que pensemos en esa Colombia grande. En esa Colombia de emprendimiento, de legalidad, de equidad que queremos construir. Yo los quiero invitar a que el año 2018 empecemos a construir el cambio que Colombia se merece. Feliz Navidad y un feliz 2018”.

Fin

-----------

4. Carta a mis compatriotas: Carlos Holmes Trujillo

CARTA A MIS COMPATRIOTAS

Un joven pensador europeo, Rutger Bergman, dejó consignados en su libro, "Utopía para realistas", pensamientos que merecen ser tenidos en cuenta. sobre todo en esta época de desencanto con lo público y crisis global de la democracia.

"Aun cuando en Occidente la gente joven se ha hecho adulta en una era de tecnocracia apolítica, tendremos que regresar otra vez a la política para encontrar una nueva utopía", dijo. De cara al momento que vive nuestro país, semejante reflexión adquiere un significado especial.

Si bien es verdad que el intelectual tuvo en mente las realidades globales, quizás nunca imaginó que su descripción acerca de la urgencia de edificar otras esperanzas y sueños, con el fin de mejorar lo existente, podría convertirse en desafiante invitación a una sociedad, como la colombiana, tan lejana geográficamente de la suya.

Ningún momento parece más oportuno que el adiós al 2017, y el anuncio de las primeras luces del año siguiente, para dedicarse al esperanzador oficio de soñar.

Crear las condiciones que lleven la economía colombiana a crecer rápidamente resulta posible. Necesario es, en busca de conseguirlo, atreverse a dar pasos audaces, integrales, alejados de aquella ortodoxia paralizante cuyos resultados ya conocemos.

Las consecuencias de esa visión les permiten a sus exponentes aplaudir la medianía, convirtiéndola en ejemplo de supuesta responsabilidad. Sin embargo, ellas dejan sin satisfacer expectativas legítimas de millones de compatriotas que reclaman, con derecho a hacerlo, participar, mediante su inclusión, en los beneficios del progreso.

Solamente una economía dinámica, gracias a la cual tengan éxito los trabajadores y los empresarios, hará viable diseñar y ejecutar buena política social, combatir eficazmente la pobreza, construir equidad y generar empleo. Erradicar la corrupción, también, es posible.

La primera condición es creer, firmemente, en que se puede y lo único aceptable es "cero tolerancia-.

Esa es la lección escrita por los países que lograron salir del abismo del asalto a los recursos públicos, y hoy brillan por su transparencia. No son pocos dichos casos, lo cual debe servir de estímulo a la ciudadanía en general, pues se trata de una tarea de todos. Ser protagonistas, líderes y beneficiarios de la globalización, también, es posible.

Atrás debe quedar el sentimiento limitante de ser un pais en desarrollo. A raiz de la evolución del mundo, las viejas fronteras entre lo nacional y lo internacional desaparecieron. Esta realidad le da verdadero sentido a la interdependencia.

Actuar con gran dinamismo internacional, gracias a la diplomacia para el crecimiento, le permitirá a Colombia liberarse de falsos dilemas, como aquel de medio ambiente o desarrollo, y buscar lo segundo preservando lo primero, e incursionar en el escenario de oportunidades ilimitadas en los campos de la producción de alimentos, "cero desperdicios", energías alternativas y de productos agrícolas que se convierten en materia prima de nuevos desarrollos tecnológicos.

Todo lo anterior es posible. Será, de otro lado, realidad, cuando la gran alianza incluyente para reconstruir el país elija un gobierno que le dé impulso a Colombia, merced a la seguridad, la certeza y claridad de la Constitución, el respeto a la propiedad privada, la garantía de las seguridades jurídicas de los ciudadanos, y la democracia.

Esa es la visión que Iván Duque, candidato de Centro Democrático, le propone a la nación sobre la base del trípode de legalidad, emprendimiento y equidad. Y lo que Bergman bautizó con el nombre de -Utopía para Realistas" cuando invitó a los jóvenes a soñar.

Les deseo, queridos compatriotas, con afecto, un gran 2018.

Carlos Holmes Trujillo

-----------

5. Descripción de Óscar Iván Zuluaga 26 de diciembre 2017

Primer Gran Reportaje de La Hora de la Verdad de este año con Óscar Iván Zuluaga, hablando sobre los grande temas nacionales como la situación de la economía colombiana, el narcotráfico y la hueco fiscal del país.

 

Audio: http://co.ivoox.com/es/oscar-ivan-zuluaga-26-diciembre-2017-audios-mp3_rf_22841426_1.html

----------- 

6. ¿Por qué me tengo que sentar al lado de los asesinos de mi hermano en el Congreso? Senadora Sofía Gaviria

POR: DANIEL RAISBECK

Tal como en el caso del exalcalde de Bogotá y exministro Jaime Castro, miembro ilustre del Partido Liberal que apoyó el No en el plebiscito del 2016, las críticas de la senadora liberal Sofía Gaviria al acuerdo Santos-FARC le han causado problemas constantes al gobierno colombiano a la hora de persuadir a la opinión pública de las supuestas virtudes de su arreglo con la guerrilla.

Ya que el Partido Liberal ha sido un aliado indispensable del Presidente Santos en el Congreso, cualquier escrutinio del acuerdo con las FARC que provenga de las “toldas rojas” es incómodo para el gobierno. Y las críticas de la Senadora Gaviria son particularmente amargas para el establecimiento liberal dado su estatus como una de las más prominentes defensoras de las víctimas de la violencia en Colombia.

La Senadora Gaviria no sólo se ha dedicado a la defensa de los derechos humanos desde sus días universitarios, sino que también vivió en carne propia los devastadores efectos del terrorismo en el país con el secuestro y posterior asesinato de su hermano, el gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria(1962-2003), por parte de las FARC.

Aunque la senadora aclara que el voto es secreto y que, por respeto a las víctimas que representa, no reveló ni revelará su decisión en las urnas en el plebiscito del 2 de octubre del 2016, ella denuncia sin titubeos la manera cómo el Gobierno Santos les exigió a los funcionarios que votaran por el Sí y promovieran el punto de vista del oficialismo.

Gaviria también cuestiona la “desinformación absoluta acerca de lo que se estaba votando”, pues Santos presentó ante los electores la decisión de rechazar o aceptar un acuerdo de 297 páginas en un período de tiempo insuficiente para un análisis a fondo de sus contenidos. Y agrega que el gobierno perpetró un chantaje al amenazar a la ciudadanía con la inminencia de la guerra urbana si ganaba el No, al igual que al ejercer presión sobre numerosos alcaldes para que aseguraran la victoria del Sí en sus municipios a cambio de recursos para el “posconflicto.” Por último, la senadora cuestiona la libertad y transparencia de la votación en varias zonas del país donde aún estaban armadas las FARC cuando los ciudadanos acudieron a las urnas.

Decirles tales verdades a los poderosos no viene sin consecuencias. Para la Senadora Gaviria, el precio de cuestionar los turbios métodos del gobierno fue ser excluida de la consulta del Partido Liberal, en la cual se escogió un candidato único a la presidencia. Para prevenir la participación de disidentes como la Senadora Gaviria, los jerarcas del partido obligaron a los precandidatos a firmar un “manifiesto liberal”, lo cual implicaba aceptar sin reservas los dictámenes del acuerdo Santos-FARC y todo el dogma del “posconflicto”. Al no someterse a tal exigencia liberticida, la Senadora Gaviria no pudo participar en la consulta que ganó Humberto De la Calle, jefe negociador con las FARC en La Habana, con unos escasos 365.658 votos (para llegar a la segunda vuelta presidencial es necesario obtener al menos tres millones de votos).

Gaviria afirma que ni De la Calle ni su contendor, el exministro liberal Juan Fernando Cristo, tomaron en cuenta “las solicitudes básicas de tipo humanitario y de derechos de las víctimas que se estaban vulnerando en el acuerdo”, entre ellas la liberación de los secuestrados y de los niños reclutados a la fuerza por la guerrilla.

Según la senadora, el Partido Liberal, dividido por las luchas de poder entre los expresidentes César Gaviria y Ernesto Samper, “se dejó desplazar por sus apetitos burocráticos” y, en más de siete años del gobierno Santos, “renunció completamente a su ideario”. Por lo tanto, el liberalismo requiere “una revolución” para que empiece a actuar de acuerdo a sus principios e ideología- “de centro-izquierda o centro-derecha según el matiz” en la interpretación de la senadora,- y para recuperar la confianza ciudadana.

En cuanto al próximo presidente de Colombia, la persona electa tendrá “toda la legitimidad” para hacerle cambios fundamentales al acuerdo Santos-FARC, y no sólo será por causa del resultado del plebiscito. La Senadora Gaviria argumenta que la reelección del presidente en el 2014 se basó en su compromiso de encarcelar “a los máximos responsables de delitos de lesa humanidad”, quienes supuestamente “no iban a ir al Congreso” mientras que sí repararían a las víctimas “con unos mínimos de justicia”.

“Todo eso es mentira”, afirma Gaviria, quien pone la capitulación del gobierno colombiano ante las FARC en un contexto global: otorgar privilegios políticos a los máximos responsables de delitos de lesa humanidad “es impensable en Europa”. Y agrega:

“Yo le reclamo mucho a la comunidad internacional y a los europeos que haya coherencia. Aquí vienen a decir: ‘o, qué bien, ¿por qué no perdonas?’ (Pero) jamás se le pediría a una víctima del terrorismo europea que se acerque, que siquiera considere hablar con su victimario, porque eso es una ofensa a la víctima”.

En Colombia, por otro lado, se “ha llegado al punto donde la presión es sobre la víctima para que perdone sin que el victimario se haya arrepentido, sin que haya pagado cárcel, sin que haya dicho la verdad, sin que considere que lo que hizo fue atroz y sin pedirle perdón a las víctimas y arrepentirse”.

“Los propios guerrilleros todo el tiempo están diciendo que su lucha es legítima. ¿Cómo va a ser legítimo reclutar niños, violar mujeres, hacerlas abortar, hacer masacres, poner bombas en pleno siglo XXI?… Aquí estamos pasando por encima de toda la evolución universal sobre los derechos humanos”.

¿Por qué entonces le entregó la comunidad internacional- la administración de Barack Obama, Naciones Unidas, la Unión Europea, el FMI, entre otras instituciones- un cheque en blanco a Santos en su proyecto para apaciguar a las FARC y a sus aliados?

Para Gaviria, Santos “engañó a la comunidad internacional” tal como engañó a los colombianos con la tesis de que “había que defender [el acuerdo] irrestrictamente, y que para defenderlo había que acabar con la institucionalidad, y que cualquier persona que estuviera en contra de lo que [Santos] decía estaba atacando la paz”.

 

No obstante, tanto a Naciones Unidas como al comité del Premio Nobel de la Paz y a otros miembros destacados de la comunidad internacional les faltó “profundidad (y rigor) en el análisis” de la situación real en Colombia.

En el milieu de las instituciones internacionales, donde reina una superficialidad que se hace pasar por sofisticiación, examinar detenidamente los argumentos a favor y en contra del acuerdo Santos-FARC resultaba problemático.

“Entonces es mejor [desde su punto de vista] estar abrazado con el señor que está haciendo la paz y no saber cómo la está haciendo. Es mejor decir que se está ayudando a Colombia sin saber qué es lo que está haciendo el presidente, y más si el presidente los compra como se ha ido demostrando… [con] contratos por detrás [y] negociaciones petroleras [y] otras concesiones”.

En un momento político en el cual el presidente de turno, respaldado por el Partido Liberal, actúa de manera tiránica para imponer su acuerdo con las FARC sobre los colombianos, ¿cuál es el futuro de la Senadora Gaviria tanto en el Congreso como dentro de su propio partido?

Aunque pensó en “tirar la toalla” dada la lamentable postura de su partido ante las víctimas de las FARC(entre muchas políticas que considera erradas), Gaviria afirma que no abandonará “a todas las personas que se ilusionaron, que se reconectaron con la representación de alguien en el Congreso porque vieron una voz independiente, libre, que sí estaba hablando a nombre de cientos de miles de colombianos”, especialmente a “los más necesitados [y] a las víctimas de las FARC” que el gobierno pretendía mantener calladas.

Aunque se siente “presa en el Partido Liberal porque no se dio la reforma electoral” que hubiera permitido su participación política a nombre de otro movimiento o partido, decidió postularse de nuevo al Senado para representar a las víctimas que le han dicho: “usted no nos puede abandonar”.

No obstante, de ser reelecta al Senado y encontrarse con los cabecillas de las FARC en el Congreso, donde el nuevo partido de la guerrilla tiene diez curules garantizadas, Gaviria encontrará grandes dificultades, inclusive a nivel personal.

“Es muy duro para mí encontrarme con estos criminales en un espacio democrático. Ellos tendrían que estar en la cárcel. ¿Yo por qué me tengo que sentar al lado de los asesinos de mi hermano sin que hayan pagado un día de cárcel?”

Como alternativa, la senadora propone “que paguen los días de cárcel, que paguen lo mismo que pagaron los paramilitares porque sus crímenes son exactamente iguales, y las víctimas tenemos los mismos derechos”.

Una reforma al acuerdo Santos-FARC que haga justicia real requerirá liderazgo no sólo desde la presidencia; Gaviria busca convertirse en la senadora con más votos del Partido Liberal para tomarse la institución y cambiar por completo su rumbo: “todo el mundo tiene que abrir espacio si yo soy la senadora más votada en el partido”.

Aunque Gaviria estará en campaña durante los próximos meses con la intención de regresar al Senado, afirma que no apoyará la candidatura presidencial de Humberto De la Calle “en lo más mínimo”. Y dice de manera contundente: “no apoyaré ni a De la Calle ni a ningún candidato que esté con las FARC”. Si por cuestiones de política partidista los jerarcas liberales intentaran obligarla a apoyar algún candidato pro-FARC, Gaviria recurrirá inclusive a las instancias internacionales relevantes.

Sin duda alguna, Sofía Gaviria tiene excelentes posibilidades de obtener una amplia votación para regresar al Senado y, si lo desea después de la primera vuelta presidencial, de asumir un papel determinante dentro de la coalición opositora al acuerdo entre Santos y las FARC.

Fuente: https://es.panampost.com/daniel-raisbeck/2017/12/26/entrevista-sofia-gaviria-senadora/?utm_content=bufferfe6ee&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

-------------

7. Marta L. Ramírez: “El narco nutre al chavismo, que se expande con las FARC en Colombia y Podemos en España”

Alberto D. Prieto

Marta Lucía Ramírez puede ser la primera mujer presidenta de Colombia. Y aunque eso no tenga una trascendencia real en las políticas que aplicaría su Administración, sí visualizaría una de las circunstancias que hoy la sociedad colombiana mira con verdadera ansia: el cambio. Una de las democracias más asentadas de toda Latinoamérica siente que las elecciones del año que entra, 2018, son la oportunidad de dar un paso adelante.

Con una economía que no aprovecha la oportunidad de la pacificación, con una pacificación que no convence a más de la mitad del país, con un país que viene de más de medio siglo de extorsiones, secuestros, asesinatos y narcotráfico institucionalizado y, además, con una clase política que parece siempre la misma, Marta Lucía Ramírez (Bogotá, 1954) presenta durante su entrevista en Bogotá con OKDIARIO y la Revista Zeta un discurso muy elaborado, producto de su experiencia dilatada en el sector privado y una vocación casi natal por ser presidenta de su país.

Aspira a la candidatura del Partido Conservador de Colombia (PCC) que lidera el ex presidente Andrés Pastrana y que se ha aliado con el Centro Democrático (CD) de otro ex jefe de Estado, Álvaro Uribe. Aún tiene que superar al ex procurador Alejandro Ordóñez, el otro aspirante del PCC y luego vencer al elegido por los uribistas, Iván Duque. Cada uno con su carisma, buscan lo mismo, darle la vuelta de arriba abajo a la labor del saliente Juan Manuel Santos.

Ni se aprovechó la bonanza petrolera ni el acuerdo con los narcoterroristas de las FARC—además del inminente con la otra guerrilla, la del ELN— ha calmado los ánimos deuna sociedad que se sabe llamada a ser líder de la región. Más cuando la amenaza al otro lado de la frontera es más que presente: la dictadura narcochavista de Venezuela es una distorsión diaria en el país y Ramírez sabe que ésta es su oportunidad para ponerle cara a una nueva Colombia, decidida y ordenada.

PREGUNTA.– Usted fue número dos de Juan Manuel Santos como ministro de Comercio. ¿Es el mismo hombre?

RESPUESTA.– Yo realmente creo que es más ambicioso y con menos escrúpulos en lo que tiene que ver con el cumplimiento de la ley y el respeto al Estado de Derecho

P.– ¿Cree usted que en Colombia hay una crisis institucional tal que recomiende algún tipo de reforma constitucional?

R.– Yo creo que la crisis es de confianza, derivada de la debilidad institucional. Porque lamentablemente, desde el Gobierno se ha hecho de todo para lograr el apoyo a un proceso de paz que tiene el rechazo de más de la mitad de los colombianos. Esta debilidad institucional es preocupante y hay que concentrarse en fortalecer la institucionalidad, sobre todo la Justicia, la separación de poderes, el Congreso…

P.– Dicen que usted quiere ser presidenta de Colombia desde pequeñita. ¿Es así? ¿Por qué?

R.– Tengo claro que mi vocación es servir a este país, y que no me siento satisfecha con la manera en que Colombia se desempeña. Este es un país que tiene muchas más potencialidades que las que hemos desarrollado hasta ahora. Siento que el país ha estado mediocremente administrado. Hay que administrarlo con un criterio de excelencia, con una visión mucho más ambiciosa de lo que puede el desarrollo lograr por cada uno de los colombianos. Acá cuando hablamos de darle a la gente oportunidades siempre se está pensando qué tanta limosna les dan, o subsidio… Y yo cuando pienso en ayudar a la gente pienso en qué tantas más oportunidades de educación, de darle trabajo, de que acá se tenga una vida digna y con más bienestar.

P.– Hasta ahora, todos los presidentes han sido hombres. ¿Usted le da alguna importancia a su condición de mujer para aspirar a la Presidencia de Colombia?

R.– Yo creo que el ser mujer me da una sensibilidad especial que no han tenido los hombres. Las mujeres, en general, tenemos una naturaleza mucho mas del cuidado, de la protección. Y siento que esta sociedad necesita que haya más cuidado por el ser humano y protección de la institucionalidad. Colombia necesita que se la gobierne sin egos, sin vanidades, con una visión de largo plazo, más trascendente. No entender el poder como el punto de llegada, sino como un instrumento para que el punto de llegada sea el verdadero desarrollo de los colombianos.

P.– ¿Qué condiciones tiene que reunir el próximo presidente de Colombia?

R.– Primero que todo, tiene que ser una persona con una gran serenidad de espíritu, una gran responsabilidad. Con el pretexto de la paz este Gobierno pisoteó la Constitución, desconoció las instituciones, dividió a los colombianos, a los partidos, a las familias. Entonces, quien llegue a la Presidencia debe tener esa gran responsabilidad de tratar unir al país. Segundo, tiene que ser una persona preparada, que conozca la economía. Porque la economía colombiana hoy por hoy está en una situación muy difícil, de gran debilidad, hay casi anemia. Porque el crecimiento que hemos podido tener no se tuvo ¡por pura indolencia! Porque en el momento que tuvimos la bonanza petrolera, en lugar de haber invertido, en lugar de haber promovido cadenas industriales, impulsado el sector agrícola, la agroindustria… se dedicaron a gastar a manos llenas, a aumentar la burocracia, el gasto, la contratación. Tiene que ser alguien que conozca el sector productivo y las oportunidades tanto en el mercado interno como en el internacional. Yo me he preparado en eso durante mucho tiempo. Porque mi vida no ha sido la política: ha sido mi decisión reciente, durante los últimos 10 años, pero anteriormente son muchos años en el sector privado, en el sector financiero, en el industrial. Y por esta razón tengo esta gran capacidad, de verdad, de recuperar económicamente a Colombia.

P.– ¿Algo más?

R.– Sí. Lo tercero es la lucha contra la corrupción. Este país tiene que encontrarse a sí mismo, recuperar los valores, volver a lo básico, entender que el fin no justifica los medios. Que ni el pretexto de la paz justifica pisotear y trapear con la Constitución ni ningún objetivo justifica desconocer a los demás, ni pisotear ninguna ley. Yo soy abogada y me preocupa terriblemente que el desconocimiento de la ley por parte de los mandatarios es lo que abre el camino para el populismo, para la anarquía, para un autoritarismo el día de mañana. Por eso yo creo que la lucha contra la corrupción va de la mano con el respeto a la institucionalidad. No se justifica, para tener apoyos en el Gobierno, para tener gobernabilidad, estar comprando a los congresistas a punta de burocracia y de contratación, que es lo que hemos visto por mucho tiempo.

P.– ¿Qué haría usted con el acuerdo entre el presidente Santos y el líder narcoterrorista de las FARC Timochenko?

R.– Reformalo. Lo he dicho muchísimo veces. Pensar en destrozar el acuerdo es una insentatez. De ese acuerdo lo rescatable es que hay un grupo de hombres desmovilizados, ya no sabemos cuántos… En todo caso, ni por 6.000 ni por 10.000 ni por 20.000 se justificaba pisotear la Constitución. Pero por 3.000, 4.000 o 5.000 sí se justifica preservar una parte del acuerdo. Lo que hay que reformar es, primero, cualquier riesgo para la propiedad privada. En el acuerdo se prevé la expropiación cuando quiera que alguien —no se sabe quién ni en qué condiciones— defina que la tierra en Colombia está indebidamente utilizada. En segundo lugar, hay que hacer reformas respecto al narcotráfico: las FARC no hace ningún compromiso real ni concreto de abandonar su actividad de narcotráfico, ni de entregar las rutas, ni de entregar información de todo el movimiento desde Colombia hacia Venezuela y para otros destinos. En tercer lugar, hay que hacerle reformas a la participación en política: sobre todo porque la Constitución colombiana preveía que nadie que haya sido condenado por cualquier delito podía acceder a un cargo de elección popular. Pues bien, este acuerdo ha permitido que los que tienen un prontuario de muchos crímenes de lesa humanidad ¡puedan ser elegidos a la Presidencia y al Congreso! Primero, que paguen su condena, que se reconcilien con la sociedad colombiana; y después que aspiren a ver si el país los elige. Pero no como están haciendo ahora, que primero se elige y después van a ver si es que dicen la verdad.

P.– ¿Alguna otra reforma importante?

R.– La protesta civil. La están manipulando dentro del acuerdo para convertir la protesta en un mecanismo de hacer política, para hacer perder la gobernabilidad al próximo Gobierno. Lo que ya hicieron el año antepasado: paros campesinos, paros de transportadores, tratar de bloquear el país y de esta manera hacer colapsar el Estado.

Marta Lucía Ramírez responde las preguntas de Alberto D. Prieto en su oficina de Bogotá. (Foto y vídeo: E. Falcón)

P.– Si usted es la candidata de la coalición entre el uribismo y los conservadores, ¿quién será su vicepresidente?

R.– Alguien de la coalición, nosotros realmente tenemos claro que aquí de lo que se trata es de sumar programas, de sumar fortalezas, de tener más capacidad de convocatoria. Y hemos definido que quien quede primero en el mecanismo que se escoja, irá a la presidencia y quien quede segundo será a la vicepresidencia. Por fortuna, el Centro Democrático tiene muy buenos candidatos y yo con cualquiera de ellos me sentiría muy satisfecha.

P.– Esa coalición, ¿es una unión sólo basada en el NO que triunfó en el plebiscito o tiene una base programática de verdad compartida?

R.– No, no, no. Lo que pasa es que hemos tenido la oportunidad durante muchos años de compartir una visión del manejo del Estado y de la economía. Creo que tenemos muchísimas similitudes. Al final del día, tenemos una ideología parecida. Hay unos que somos de centro-derecha, otros de una derecha más derecha… pero acá hay muchísimas similitudes. Y durante este tiempo cada quién ha trabajado su programa para poder competir contra los demás y tener algo novedoso que poder ofrecer a los colombianos. Pero esa coalición se va a hacer con un programa unificado.

P.– Me hablaba usted antes de problemas de seguridad jurídica en Colombia. Me gustaría preguntarle por el caso Electricaribe, la filial de una energética española que no cobraba del Estado, se la expropió y ahora, tras una mala gestión pública la quieren devolver. ¿Hay seguridad jurídica para invertir en Colombia?

R.– Yo creo que cualquier empresa nacional o extranjera debe tener seguridad jurídica para invertir en Colombia. La tranquilidad de que no lo expropien, de que haya unas normas tributarias estables. No quisiera entrar a profundizar en el caso de Electricaribe porque creo que ahí hubo culpa de las dos partes. Creo que la deficiencia energética de Electricaribe en sus inversiones, en dar un servicio de calidad y estable, también generó una gran rechazo a la empresa. Pero por otro lado creo que es inaceptable que haya una empresa que tenga que prestar sus servicios a pérdida, que no pueda recaudar su cartera, que el propio Estado haya sido, de alguna manera, deficiente en ese aspecto.

P.– ¿Cuál es su postura respecto a la crisis venezolana?

R.– La he tenido siempre, desde el primer día. Colombia ha sido desafortunadamente responsable de este autoritarismo, de esta dictadura que está viviendo Venezuela. Porque Colombia fue uno de los países que promovió la Carta Democrática de la OEA [Organización de Estados Americanos] en el año 2000, durante el Gobierno de Andrés Pastrana [líder del Partido Conservador por el que Ramírez se presenta], y en eso lamentablemente el Gobierno de Juan Manuel Santos —con el pretexto de la paz también— hizo la vista gorda, miró para el otro lado cuando ya era evidente el deterioro de la democracia, que se estaba acabando la separación de poderes, que mataban jóvenes en las protestas. ¡Porque es que los muertos no son recientes! También hace tres años hubo muertos en las protestas y lo que hizo el Gobierno colombiano en ese momento fue acallarlo diciendo que iba a ayudar a sentarse a dialogar, y cuando se sentaron a dialogar lo que hizo fue darle más espacio a Nicolás Maduro.

P.– ¿Hay una crisis migratoria? ¿Cómo debe afrontarse?

R.– Colombia hoy está sufriendo también terriblemente por esta dictadura en Venezuela, porque tenemos una migración enorme. ¡Tenemos que atender a los venezolanos! Yo creo que debemos demostrar solidaridad, pero también tenemos que ser realistas. Colombia no se puede echar sobre sus hombros la totalidad de la migración venezolana. Lo que yo he venido proponiendo hace más de seis meses es que la cancillería colombiana haga lo que hizo la señora Merkel en Alemania: hable con el resto de América Latina para que cada Gobierno asuma una cuota de esa migración venezolana, mientras que se soluciona el problema de la democracia, que ojalá sea en el foro de la OEA.

Marta Lucía Ramírez, durante la entrevista con OKDIARIO y la Revista Zeta, en Bogotá. (Foto y vídeo: E. Falcón)

P.– El partido de las FARC se ha fundado recientemente en Colombia, pero también en Venezuela…

R.– ¡Claro! Ésa es parte de la estrategia de ellos. Unir esfuerzos desde el punto de vista político, militar y económico… Para nadie es un secreto que las FARC se nutren de la plata del narcotráfico. Ese partido de las FARC en Venezuela se va a nutrir de la plata del narcotráfico. El Gobierno venezolano se nutre de la plata del narcotráfico, cuando no de la que se roba del petróleo venezolano. Aquí lo que vemos es una sumatoria de recursos ilegales para tomarse el control y el poder en Colombia porque ya lo tienen en Venezuela. Por eso es un tema que debe tener un gran interés para la comunidad internacional. Esto no es solamente un tema político de un vecino, esto es un asunto de defensa nacional para Colombia.

P.– Eso tiene una derivada en España. Le tendré que decir ‘presuntamente’ porque ninguna sentencia judicial me permite todavía quitar la palabra…

R.– En Podemos.

P.– Correcto. Podemos presuntamente ha sido financiado por el régimen venezolano, tanto por Hugo Chávez como después por Nicolás Maduro. ¿Existe el riesgo de que eso funcione en España como una cabeza de puente de esa confabulación económica para tomar el poder, como dice usted?

R.– ¡Pues sí! Yo creo que fue muy evidente esa obsesión de Hugo Chávez por lograr trascender y no solamente llevar su modelo del socialismo bolivariano a toda América Latina sino también poner sus puntales en otros lugares. Y es evidente en muchísimas declaraciones que ha habido, inclusive de gente venezolana que hoy esta en el exilio, cómo Chávez ayudó a bastantes líderes políticos en varios lugares, aparentemente también en España. Esto lo que nos lleva es a hacer una reflexión de cómo hoy, con toda la modernidad y la globalización, la tecnología, la transferencia de recursos a través de las redes, se puede lograr una gran cooperación internacional para evitar que lleguen recursos de fuera a acabar con la democracia en nuestros países.

P.– Desarrólleme eso, porque precisamente iba a ser mi siguiente pregunta. ¿Cómo se puede frenar todo es modelo político que mana del Foro de Sao Paulo?

R.– Creo que tiene que haber una gran cooperación internacional. Saber que hay una amenaza interna cuando desde afuera se quiere dañar la democracia. Lo acabamos de ver en las elecciones de EEUU. La supuesta participación de Rusia, a través de todos estos cibernautas que están  interfiriendo en las redes, en la información. Todo esto son amenazas reales y tiene que haber una cooperación de los demócratas del mundo, de las economías y de los países de Occidente que tenemos una cultura de estimular la democracia para evitar que haya estas interferencias extranjeras.

Fuente: https://okdiario.com/internacional/america-latina/2017/12/27/marta-lucia-ramirez-narco-nutre-chavismo-farc-colombia-podemos-espana-1636621?utm_source=sharebuttons?utm_medium=twitter

------------

8. Sergio Araújo: ante las Farc, firmeza y argumentos

Sergio Araújo, candidato al Senado por el partido Centro Democrático, habló en entrevista en KienyKe.com sobre sus propuestas de campaña que tienen que ver con los sectores de Educación, Agricultura y el acuerdo de paz entre Gobierno y Farc.

Araújo aseguró que tras años analizando la política quiere dar un salto al escenario donde se toman todas las decisiones: el senado. Busca establecer espacios donde promueva la educación como fuente principal de desarrollo social. En este sentido, frente a ser pilo paga, programa que promovió el presidente Santos aseguró que “es un primer buen paso” aunque reconoció que no le gusta el nombre.

Política

¿Qué pasaría en Colombia si la OEA activa Carta Democrática?

El candidato uribista anticipó que no está de acuerdo con que “los terroristas , que nos narcotraficantes y homicidas de las Farc lleguen al Senado y a la Cámara de Representantes sin haber sido depositarios de los votos de los colombianos”. No obstante, frente al hecho aseguró que lo importante es tener los argumentos necesarios para debatir con ellos.

Finalmente, Sergio Araújo hizo un llamado a los colombianos para recibir su apoyo el las próximas elecciones legislativas asegurando que esta dispuesto a “hablar claro y sin temores” a los “terroristas de las Farc”.

Video: https://youtu.be/aJNyXO-zSTc

Fuente: Kienyke, https://admin.kienyke.com/entrevista-kienyke-sergio-araujo/amp/?__twitter_impression=true

------------

9. Sobre el Cuerpo de una Mujer

 Maria Fernanda Cabal

Bogotá, diciembre 24 de 2017

El ejercicio de todo tipo de dominación, como símbolo de supremacía y poder, ha sido usado históricamente en las culturas, unas veces soslayadamente con argucias temerarias y otras veces, contraviniendo todos los ordenamientos normales de respeto por el ser humano.

La violencia sexual contra mujeres y niños en Colombia, es un fenómeno claro del desmembramiento social, impudicia y aberración extrema, que no debe ni puede ser aceptado, sin excepciones. En ningún contexto puede invisibilizarse a las víctimas y mucho menos, revictimizarlas. Resulta inadmisible el doble rasero de condenar -como debe ser- a unos y absolver y premiar a otros.

Oscuro y turbio resulta pues, que amparados en un espurio, inconstitucional y amañado acuerdo de paz, todos aquellos capos guerrilleros que ostentaron algún poder dentro de las filas de las Farc, resulten no solamente impunes, sino premiados, después de haber cometido tan atroces crímenes contra cientos de mujeres que reclutaron siendo niñas, abusaron indolentemente y obligaron a abortar en las condiciones más inhumanas posibles; llevándolas incluso a la muerte.

De la mano de Herbin Hoyos, esas mujeres que han tenido la valentía de enfrentar la desgracia personal de haber pertenecido forzadamente a esa organización terrorista, se agruparon en la Corporación Rosa Blanca, para contarle al mundo, con detalles, la dimensión de las vejaciones a las que fueron sometidas y a clamar no solamente justicia, sino reparación de acuerdo con el daño causado.

Según investigaciones realizadas por la Fiscalía General de la Nación, la violencia sexual era una política dentro de las Farc, emanada desde su comandancia y dirigencia, con la que se autorizaba la planificación forzada y el aborto. Son estremecedores los relatos de estas jóvenes obligadas a temprana edad a convertirse en adultas y esclavas sexuales.

Sin embargo, muy a pesar del repudio generalizado de la sociedad por este tipo de aberraciones -que ponen a los perpetradores en la escala más baja de valores, al nivel de enfermos pervertidos y psicópatas-, por obra de un acuerdo al que el pueblo colombiano dijo NO, hoy varios de ellos serán Senadores de la República y Representantes a la Cámara.

Personajes siniestros como alias Victoria Sandino, futura senadora de las Farc, fungía como cómplice y obligaba a las niñas a soportar los abusos.

Uno de los hombres más temidos dentro del grupo terrorista, alias El Paisa, no solamente es un frío y sanguinario asesino, sino también un pedófilo. Una de sus víctimas, reclutada a los 9 años, relata cómo la violó desde que tenía 11, la sometió a tres abortos y la obligó a enfrentar combates para que le dieran de baja.

Otra mujer cuenta cómo, a sus 14 años, fué obligada a abortar con 8 meses de gestación por Byron Yepes, aspirante a la Cámara de Representantes por las Farc en Bogotá, después de ser reclutada a los 11 años.

Tantos testimonios a la vista de un país perplejo que clama justicia, mientras su presidente solo gestiona en favor de terroristas e ignora con desvergonzada evidencia a las víctimas.

De nada le sirve a la sociedad la hipocresía de mujeres que proclaman «igualdad e inclusión» si a la hora de condenar estas dolorosas agresiones callan por causa de sus posturas políticas o, incluso, las justifican. Clara López optó por declarar que las mujeres abusadas debían «aprender a convivir» con sus victimarios; muchas feministas prefirieron callar y en cambio, aplaudir las ridiculeces idiomáticas de Alirio Uribe contra el lema de la Alcaldía de Bogotá. Y tenemos claro que la señora Lucía González, miembro de la Comisión de la Verdad, no hará nada porque «comparte todos los principios de las Farc». ¿Esos principios incluyen las directrices de esclavitud sexual dentro de sus filas? ¿Incluyen las abyecciones y perversiones de las que han sido objeto las mujeres que han pertenecido a esa organización? ¿Ese es el tipo de «verdades» que la Comisión pondrá sobre la mesa?

Sobre el cuerpo de las mujeres, las Farc escribieron una imborrable historia de horror y la sociedad colombiana tiene una deuda enorme de reparación y justicia que sane y cicatrice sus heridas morales. La memoria de tan aberrantes actos debe permanecer vigente hasta que se logre derrotar la impunidad.
Quienes podemos elevar nuestra voz en el Congreso de la República debemos saldar esa deuda, impidiendo también el premio a los victimarios.

-----------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes