Facebook

     SiteLock

Última hora
El derecho a la rebelión - Lunes, 22 Enero 2018 02:31
El tirano Maduro tiene que salir - Lunes, 22 Enero 2018 02:25
¿Quién hereda, quien responde? - Lunes, 22 Enero 2018 02:23
¿Hacia las últimas elecciones libres? - Lunes, 22 Enero 2018 02:23
¿Nuevo mapa político? - Lunes, 22 Enero 2018 02:19

“Colombia no será otra Venezuela”: Alejandro Ordóñez Destacado

  • Sábado, Dic 23 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

22 de diciembre de 2017

1.   Alejandro Ordóñez: “Que saquen a Maduro por los medios que sean, Colombia no será otra Venezuela”

2.   Alejandro Ordóñez: “Si soy presidente convocaré una Constituyente en Colombia, Santos corrompió todo”

3.   Dos desmovilizados de las FARC, con brazaletes del Eln, capturados por extorsión

4.   La lección peruana

5.   Aceptan demanda contra Claudia López, del Partido Verde, por legislar a su favor

6.   El panorama que se abre ahora en Cataluña es incierto

7.   Pese a su victoria, puede no haber mayoría separatista en el 'Parlament'

Alejandro Ordóñez: “Que saquen a Maduro por los medios que sean, Colombia no será otra Venezuela”

Por Alberto D. Prieto

OK Diario, Madrid

https://okdiario.com/internacional/america-latina/2017/12/21/alejandro-ordonez-saquen-maduro-poder-venezuela-1621799

21 de diciembre de 2017

Alejandro Ordóñez (Bucaramanga, 1955) aspira a ser presidente de Colombia. Es, junto a la ex senadora Marta Lucía Ramírez, una de las dos figuras del Partido Conservador (PCC) que lidera el ex presidente Andrés Pastrana que pugnan por la candidatura. La unión con las huestes del Centro Democrático (CD) del también ex jefe de Estado Álvaro Uribe ponen en cabeza de las encuestas a cualquiera que sea el cartel electoral definitivo.

Pero el ex procurador general de la República no se plantea no ser él. No lo dice pero, en esta entrevista con OKDIARIO y la Revista Zeta en su piso de Bogotá, habla con el aplomo de quien se tiene por el mejor presidente posible… y quizá el único factible para Colombia.

A los múltiples problemas heredados de medio siglo de narcoterrorismo —FARC, ELN, los paramilitares…—, a la enorme crisis económica que sufre el país, a la inseguridad ciudadana, la pobreza, el deficiente acceso a la sanidad, unas infraestructuras deficientes…  a todo eso añade ahora Colombia la desestabilización directa e indirecta que viene de una enorme frontera de más de 2.200 kilómetros. La tiranía de Nicolás Maduro ha destrozado Venezuela: las FARC viven allí como en un paraíso y continúan el negocio de la coca, el terrorismo internacional entra y sale de la región como de su casa, decenas de miles de migrantes que huyen de una pobreza sobrevenida…

P.– Si usted llega a la Presidencia, ¿cuál va a ser su relación con el régimen venezolano?

R.– Mire, ojalá cuando tome posesión ya el señor Maduro haya salido de la Presidencia, ¡que lo hayan sacado de allí por los medios que sean! Pero es indudable que con un vecino tan importante como Venezuela hay que tener mucha delicadeza. Pero hay un hecho dramático: un desconocimiento de los más elementales derechos de los venezolanos. Y ahí la cancillería colombiana ha actuado de manera torpe. Primero avaló, segundo prohijó… Yo pienso que en la consolidación primero de Chávez y después de Maduro, en alguna medida, hace relación con la actitud colombiana, con la posición colombiana. Yo pienso que ante esto debemos tener una posición regional en defensa de la democracia venezolana, presionando para que se logre nuevamente hacer vigente los derechos de los venezolanos.

P.– Me acaba de decir que espera que saquen a Maduro del poder por los medios que sean… Otra vez usted comentó que lo único que queda por hacer es una intervención militar como la de Panamá en 1989. ¿Cree que se podría dar tal y como está hoy el mundo?

R.– Pues no es fácil en el momento actual. Pero es indudable que el concierto internacional debe tener como prioritario el tema venezolano.

P.– ¿Y qué acciones respaldaría usted al respecto como presidente de Colombia?

R.– Se debe liderar el concierto regional para la lograr llevar adelante este tema. Lo grave para la democracia es la consolidación del régimen de Maduro.

P.– ¿Es el caso de Venezuela una prioridad para Colombia? ¿Debe serlo más?

R.– ¡Desde luego, hay una crisis migratoria! Se habla de unos 500.000 venezolanos que han ingresado a Colombia. Yo pensaría que muchos más, que se llega al millón. Usted encuentra venezolanos por todo el país, en diferentes actividades. Pero hay que tener la necesaria prudencia, porque gran parte de esos venezolanos son colombianos que emigraron en la época de vacas gordas, en otras circunstancias, que ahora están deshaciendo los pasos para buscar sus raíces y encontrar el necesario escenario que les permita desarrollar sus proyectos de vida y tener la protección de sus derechos más elementales. Hay que tener la flexibilidad para asimilar a esos colombianos que regresan y también para afrontar esa crisis humanitaria, con el diseño de políticas públicas para tener soluciones prontas en materia de salud y de vivienda.

P.– ¿No se ha hecho?

R.– El Gobierno colombiano ha sido improvidente, porque estas circunstancias eran previsibles. Son varios millones de venezolanos que les ha correspondido salir del país. Y hay que distinguir muy bien entre los venezolanos que son colombianos, hijos de colombianos, y venezolanos que están buscando un mejor futuro. Hay muchos que llegan al país, que invierten, que trabajan; pero hay otros desafortunadamente que están delinquiendo. Y frente a éstos, el tratamiento no puede ser diferente que el que se le da a quien desconoce el ordenamiento jurídico que afecta a los derechos ciudadanos.

P.– El partido de las FARC se ha fundado en Colombia, pero también en Venezuela. ¿Cómo parar la financiación de este engendro político?

R.– Ésa es la gran crítica, la gran inconformidad de los millones de colombianos que reaccionamos frente a los acuerdos de La Habana. Porque aquí estamos frente a la más gigantesca operación de lavado de activos que se tenga noticia. Lo dijimos en su momento cuando estaba de procurador. Y se desatendió, fue negado rotundamente por el presidente… Y hace muy pocos meses, el fiscal general de la Nación hizo la misma denuncia, y frente a ello es necesario que las autoridades judiciales actúen como corresponde, mediante la extinción de los bienes que se logren decomisar. Además, se necesita la colaboración internacional, el respaldo de toda la Inteligencia y toda la institucionalidad internacional. Porque esas grandes fortunas deben ser extinguidas, fueron consolidadas mediante actividades ilícitas y no pueden estar al servicio de las actividades políticas, hoy lícitas, de esa organización.

P.– El dinero que no han devuelto las FARC y que se puede contar en miles de millones de dólares, ¿está sirviendo para dar soporte a la dictadura venezolana que les da cobijo?

R.– Yo no tengo puntual información, la debe tener el Estado colombiano y los organismos secretos. Desde luego, mientras esté el actual Gobierno, el actual presidente, esto no se conocerá. Porque a él no le interesa que esto se conozca. Pero a mí no me queda la menor duda de que eso es así.

P.– En España tenemos una sucursal del ‘socialismo del siglo XXI’, Podemos, que le aportó ideología al chavismo y recibió dinero supuestamente de Chávez y Maduro. ¿Cree usted que es un peligro para nuestra democracia la vigencia de ese tipo de partidos?

R.– Sí, desde luego que hay unos vasos comunicantes, que son cabeceras de puente. Inicialmente el menester es el conocimiento de qué es lo que implica ese proyecto político, ese proyecto ideológico. Y conociéndolo, desvelar qué es lo que se propone, cuáles son sus estrategias. Y creo que la reacción sana de la opinión pública es la que debe impedir que esto se consolide.

P.– ¿Cómo se puede frenar el proyecto castro-chavista que emana del Foro de Sao Paulo?

R.– Mire en Colombia, lo que nosotros estamos haciendo. Aquí estamos articulando a la opinión pública, a sectores de ésta que somos conscientes de la amenaza de ese proyecto ideológico y político. Y esa articulación a nosotros nos ha dado resultados, lo dio el 2 de octubre [de 2016, cuando el NO ganó el plebiscito sobre el acuerdo entre santos y las FARC]. Porque allí se derrotó ese proyecto político, el establecimiento de ese proyecto político en Colombia. ¿Avanzaron mucho? Desde luego que sí, pero se ha generado la reacción de grandes sectores sociales. Ese proyecto aprovecha la debilidad institucional, aprovecha la implosión del establecimiento [orden establecido], su crisis. Aquí hemos construido unos verdaderos muros que impidan el avance de esa estrategia política, de ese proyecto que nos pondría en circunstancias muy similares a las de Venezuela. Afortunadamente, Colombia tiene el espejo de Venezuela.

P.– Es muy duro decir eso…

R.– Afortunadamente, Venezuela es tan cercana, tan próxima que día a día eso sirve de pedagogía. Más que discursos, más que esfuerzos pedagógicos, basta mirar  a Venezuela, verla, observar lo que diariamente pasa en Venezuela en materia social, política, económica, de corrupción, de inseguridad… Basta mirar a Venezuela, yo pienso que eso es lo que  nos ha fortalecido. Y en alguna medida, nuestro gran aliado es Maduro [risas]. Simplemente, nos corresponde decir ‘¡pues mira Venezuela! Y si usted quiere que nos convirtamos en otra Venezuela pues apoye al señor Santos, apoye al señor De la Calle, al señor Petro, al señor Fajardo…’ que son los distribuidores en Colombia de eso que han llamado técnicamente ‘socialismo del siglo XXI’.

P.– ¿Temen ustedes acabar como la Venezuela de Maduro?

R.– Lo que los colombianos temen es que Colombia sea otra Venezuela. Porque como hay familias comunes, que la mitad está en cada país, hay una permanente comunicación, y las familias venezolanas vienen continuamente a Colombia para tratar de llevar libras de arroz, libras de azúcar, ¡libras de papel higiénico! pasta para los dientes… Eso es más pedagógico que cualquier otra cosa, que discursos…

P.– Por lo que le estoy entendiendo, en las presidenciales no hará falta votar a las FARC para que eso ocurra en Colombia. En su opinión, ¿es lo mismo que votar a Petro o De la Calle o Fajardo?

R.– ¡Pero por supuesto, por supuesto! Eso es evidente. Son de diversa intensidad, algunas son unas vías más rápidas que otras, otras. Los unos se hacen cruelmente o evidentemente, los otros se hacen mimetizándose. Juan Manuel Santos fue una vía para llegar a ello. Y ahora tiene compañeros de ruta, compañeros de viaje. ¡Aquí hay mucho Kerensky! Uno tiene la cara de Humberto de la Calle; otro tiene la cara estalinista de Gustavo Petro; otro, la cara de un profesor laico, universitario y ex gobernador, el señor Fajardo… y la otra tiene la cara agresiva, grosera y gritona de la señora Claudia López. Hay para escoger, son de diferente intensidad, pero todos los caminos que representan a la izquierda nos conducen a eso.

P.– Entonces, ¿sólo queda votar a la candidatura de la alianza de uribistas y conservadores?

R.– ¡Desde luego que sí, desde luego! Y eso cada vez es más evidente, es una necesidad política, una necesidad social. Por el futuro de Colombia, de nuestra patria, de nuestra familia, de nuestros hijos. No hay otra alternativa, la verdadera alternativa somos nosotros. El verdadero cambio somos nosotros. Lo demás es continuismo, puro continuismo y profundización. Si no se quiere ese continuismo, la opción es ésta y tenemos toda la certeza de que vamos ganar. En primera o en segunda vuelta, ¡pero vamos a ganar!

Video de la entrevista:

https://okdiario.com/internacional/america-latina/2017/12/21/alejandro-ordonez-saquen-maduro-poder-venezuela-1621799

---------------------------------------------------------------------------------------------

Alejandro Ordóñez: “Si soy presidente convocaré una Constituyente en Colombia, Santos corrompió todo”

Por Alberto D. Prieto

OK Diario, Madrid

https://okdiario.com/internacional/america-latina/2017/12/21/alejandro-ordonez-presidente-constituyente-colombia-santos-corrompio-todo-1621824

21 de diciembre de 2017

Alejandro Ordóñez fue uno de los purgados. O al menos así se sienten él y la ‘mitad más uno’ de los colombianos que votaron en el plebiscito del 2 de octubre de 2016 rechazando —”milagrosamente, lo reconozco”, admite— el acuerdo sellado por Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Rodrigo Londoño, alias Timochenko, líder de los narcoterroristas de las FARC.

Ordóñez cumplía su segundo mandato como Procurador General de la República, un cargo que se centra en fiscalizar la legalidad de las actividades de los funcionarios públicos, diputados, ministros… y presidente, claro. “Santos no me quería en la Procuraduría cuando el plebiscito, porque esos acuerdos eran espurios y yo lo denuncié, y logró echarme”, cuenta en una entrevista con OKDIARIO y la Revista Zeta este hoy aspirante a la Presidencia de Colombia.

El ex procurador se presenta en lid con la ex senadora Marta Lucía Ramírez para ganar la nominación del Partido Conservador de Colombia (PCC), liderado por el ex presidente Andrés Pastrana. Quien se alce con la nominación de los conservadores aún tendrá una nueva prueba que superar. El PCC ha forjado una alianza con el Centro Democrático de Álvaro Uribe, cuyo candidato es Iván Duque. Quieren aunar “otros sectores sociales, católicos y víctimas de las narco-guerrillas” y presentar un candidato único, por ahora bajo el nombre de Coalición Despierta.

Pero las posiciones y el discurso de Ordóñez son las de quien ya se siente el candidato de mayo de 2018, y algunas encuestas lo sitúan en cabeza.

PREGUNTA.– ¿Sigue usted pensando que Santos puso las instituciones a su servicio, como me dijo hace un año?

RESPUESTA.– Pues claro que sí. Él ha cooptado lo que quedaba de institucionalidad. Ha hecho lo que se la hado la gana, desconoció en plebiscito de la manera más escandalosa, logró que la Corte Constitucional se lo avalara… Yo pienso que la crisis institucional de Colombia no tiene precedentes. En el acuerdo de La Habana [como Ordóñez llama al pacto de Santos y Timochenko para desmovilizar a las FARC] se hizo trizas la Constitución, eso ha generado una profunda pérdida de confianza de la sociedad en las instituciones. La gente no cree en la Justicia, no cree en el poder presidencial no cree en el Congreso ni en los partidos políticos. En fin, esto no tiene antecedentes en la historia colombiana.

P.– Pero eso se parece mucho a una dictadura, lo que usted describe…

R.– Desde luego. Cada vez se asemeja a una dictadura. No con la crudeza de la venezolana, pero es indudable que cada vez hay menos controles, hay menos institucionalidad, hay una concentración de poder. Santos instrumentaliza el ordenamiento jurídico y lo modifica o lo desconoce.

P.– Pero en ocho meses el señor Santos deja la Casa de Nariño. El siguiente presidente, ¿qué condiciones debe reunir?

R.– Mire, es muy difícil gobernar con el actual diseño institucional. Como le dije, el presidente corrompió la institucionalidad al ponerla al servicio de sus agendas políticas y de esa alianza de élites: la corrupta que él encarna y la criminal que encarna la FARC. Yo no gobernaría con el actual diseño institucional.

P.– ¿Y qué haría usted?

R.– Estamos abocados a la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Es necesario rehacer la institucionalidad, es necesario volverle a otorgar confianza a la sociedad en sus instituciones, generar credibilidad, devolver la vigencia del bien común en el ejercicio público. La actual arquitectura institucional vendría a constituirse en una telaraña que haría inviable el ejercicio transparente de la función pública. El presidente sería el primer secuestrado del país. No se puede gobernar con el actual diseño institucional.

P.– ¿No bastaría con recuperar la vigencia de la Constitución del 91?

R.– Es que gran parte de esta crisis fue causada por la Constitución del 91…

P.– Explíqueme eso.

R.– Lo que está fracasando precisamente es el diseño institucional de esa Constitución. Por ejemplo, un caso fundamental. Aquí no existe división de poder. Las funciones electorales que la Constitución le otorgó a la trama judicial politizaron la Justicia y la corrompieron. La interferencia que la Constitución le otorgó al presidente de la República para designar magistrados de la Corte Constitucional convirtió a esa Corte en un instrumento que terminó avalando el desconocimiento más dramático que ha habido en al democracia, que es el de la voluntad triunfadora en el plebiscito.

P.– ¿Está el pueblo colombiano dividido al 50% como se puede deducir del resultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016?

R.– Aquella votación fue un milagro, yo lo reconozco. Se ganó por muy poquitos puntos, pero ¡así es la democracia! Mire, gracias a Dios en Colombia existe el disenso, la controversia. Una democracia en la que no existiera se deslegitimaría. Si se pretende le unanimismo, la democracia se cae. No obstante todo el poder político, económico y mediático que se puso al servicio de la agenda política gubernamental para apoyar el plebiscito, Colombia se resistió. Y cuando se insiste en la polarización que pueda existir en el país… Lo que acontece es que los colombianos cada vez en mayor número no queremos convertirnos en otra Venezuela. Afortunadamente, nosotros cada vez estamos más activos, cada vez tenemos más respuesta ciudadana, nosotros no vamos permitir que Colombia ingrese en el socialismo del siglo XXI como lo pretende Juan Manuel Santos y como lo pretende la izquierda colombiana.

Alejandro Ordóñez

P.– Si usted es el candidato de la alianza entre uribistas y conservadores, ¿quién será su vicepresidente?

R.– Mire, yo he escogido al doctor David Name, que está trabajando conmigo desde hace varios meses en esta labor y esta convocatoria de diferentes sectores para lograr consolidar las mayorías que se expresaron y se manifestaron el 2 de octubre.

P.– Si llega usted a Nariño, ¿qué hará con los pactos firmados con las FARC? Dígame tres puntos clave.

R.– Mire, esa pregunta me la hacen con frecuencia, pero yo respondo: hay una primera cuestión que debe responder la FARC. ¿La FARC está cumpliendo lo acordado? ¿Entregaron los niños? ¿Entregaron a los secuestrados? ¿Entregaron la totalidad de las armas? ¿Se desmovilizaron? ¿Desmovilizaron las milicias urbanas? ¿Siguieron narcotraficando? ¿Van a entregar su extensísima fortuna a las víctimas o simplemente con traperos y con vestidos viejos las van a reparar? ¿El 50% de desmovilizados que ya no están en las zonas se han reintegrado a los grupos armados? Bueno… Y podríamos hacer infinidad de interrogantes.

P.– Ya, pero ¿qué haría usted como presidente?

R.– Más allá de esa circunstancia, que no desprecio la oportunidad para resaltarla, vale la pena advertir lo siguiente. Aquí hay una gran deuda con los colombianos a partir… ¡del robo, del latrocinio del 2 de octubre! Que fue un golpe mortal a la democracia colombiana. Sí. Esa deuda que se tiene con el pueblo colombiano hay que saldarla, porque esa deuda generó absoluta pérdida de confianza en la democracia colombiana. Ese principio básico fue desconocido. Y de ahí en adelante, todas las tropelías de este Gobierno, que cada vez más se parece a un dictador caribeño de los año 30, es indudable que esa deuda hay que saldarla con el pueblo colombiano. Yo la voy a saldar con esa Asamblea Constituyente. Si ganamos es porque tenemos las mayorías, que incrementaremos para la Constituyente, ¡porque vamos a impedir la venezolanización del país! El espejo de Venezuela no va a ser el espejo de la institucionalidad colombiana.

P.– Insisto… concretamente sobre los acuerdos.

R.– ¿El pueblo colombiano qué rechazó? Pues ese monstruo que es la jurisdicción especial para la paz, que es un tribunal de la venganza, que es un tribunal para la venganza, para reescribir la historia colombiana, donde se terminará legitimando a la FARC y deslegitimándose a nuestro Ejército. La participación política [de los líderes narcoterroristas] también fue rechazada… ¡es que todo fue rechazado! Esa dosis de ilegitimidad, esos acuerdos que son espurios no pueden vincular la institucionalidad como algunos pretenderían. La Corte lo ha dicho, aunque da bandazos a derecha e izquierda: los acuerdos por sí mismos no son parte de la Constitución. Que se pueden deshacer como se hicieron. Lo cierto es que el próximo presidente de Colombia va a ser de derecha, o de centro-derecha… ¡como se le quiera llamar! Va a ser un presidente que tenga las ideas muy claras sobre estos temas, como las que nosotros estamos teniendo y las estamos enarbolando.

P.– Desde fuera de Colombia no se entiende bien el discurso del NO… Y tras respuestas como ésta suya, se teme que los narcoterroristas de las FARC se vuelvan al monte si alguien como usted gana las elecciones.

R.– No. No se vuelven al monte. ¡Esos barrigones no se vuelven al monte! No. Los que se han ido ya se fueron. Pero éstos no se vuelven al monte… Entre otras cosas, porque los guerrilleros rasos ya se han beneficiado de indultos, y son la gran mayoría. Esos están ya en gran parte reintegrados en la sociedad. Pero es necesario saldar esa dramática deuda que se tiene con el pueblo colombiano. Por eso la insistencia que he referido de generar una Constituyente, precisamente para dar pasos adelante, para voltear la paz.

P.– Me ha dado usted ya muchas razones para explicar por qué un 80% de los colombianos rechaza a Santos, pero quizá quiera añadir alguna que no tenga que ver con el acuerdo con las FARC.

R.– Fuera de eso, la dramática crisis económica que vive el país. La economía colombiana progresivamente se ha convertido en informal. Cerca del 40% de los colombianos no llevan contabilidad, cerca del 60% de los ocupados son informales. La inversión extranjera ha migrado en proporciones gigantescas a otros países. La inseguridad jurídica es rampante. La presión fiscal ha roto cualquier límite. Los márgenes de evasión cada vez son más crecientes. Los porcentajes de crecimiento de la economía son irrisorios. La reducción la inversión pública lo que garantiza son escenarios cada vez más comprometedores y dramáticos. Él quiso con el tema de la paz mimetizar o desconocer los problemas económicos. Y luego se agregan los problemas de seguridad. La inseguridad ciudadana es rampante, es creciente, la gente teme salir a las calles y el bandido no le teme a la autoridad. Y ese incremento exponencial de la inseguridad ciudadana se debe, entre otras cosas, a las 220.000 hectáreas de cultivos de coca que el Gobierno pactó con la FARC para que la FARC firmara los acuerdos de La Habana. En fin, no sólo eso… la corrupción creciente, la impunidad flagrante, la ineficiencia en temas que golpean tanto al ciudadano como es nuestro sistema de salud. ¡En fin! Todos estos aspectos  generan una gran presión social.

P.– ¿Nada de lo hecho le parece bien?

R.– El tema no es por qué internacionalmente sólo se habla del Acuerdo de La Habana —yo no quiero hablar de ‘acuerdo de paz’, porque eso no es paz, ¡eso es un sainete!—, pero los graves problemas, profundos, que vive la sociedad colombiana cada vez más señalan a éste no solamente como el peor presidente de la historia del país sino como un Gobierno que ha llegado a unos niveles de corrupción gigantescos… Las conocidas financiaciones de su campaña por Odebrecht igualmente contribuyen a una gigantesca dosis de incredulidad y de ilegitimidad. Si este presidente tuviera dignidad, hace rato ha debido renunciar.

P.– Explique eso.

R.– No solamente por el fracaso político del plebiscito… ¿qué presidente pierde y no renuncia? ¿No renunció David Cameron al perder el Brexit? ¿No han renunciado otros presidentes en la historia política de las democracias occidentales? En Italia recientemente también ocurrió… En Francia… Bueno, en fin, pero acá no. Porque este presidente es un desvergonzado.

P.– Me acaba de hablar usted de la inseguridad jurídica. Permítame ponerle el ejemplo de Electricaribe, filial de una gran energética española a la que el Estado no le pagó sus servicios, luego se la expropió y finalmente, tras una nefasta gestión pública, el Gobierno de Colombia quiere devolver la empresa… ¿Hay seguridad jurídica en Colombia para invertir?

R.– Aquí no existe seguridad jurídica, aquí es un tema propio de la arqueología institucional. ¡Está en los anaqueles de los museos institucionales! Una de las causas de los problemas económicos del país, de la huida de la inversión en Colombia y de la migración de la inversión y el ahorro nacional a otras latitudes es precisamente la inseguridad jurídica. Que es creciente. Un ejemplo se me viene a la cabeza de materia internacional. Mire, una empresa minera duró seis años tramitando una licencia, que finamente fue otorgada. Y como causó reacciones sociales y en los medios de comunicación… 48 horas después, ¡el presidente por vía Twitter revoca esa licencia! Eso está sometido a los tribunales internacionales, pero esa inseguridad jurídica lo que ha generado son numerosas demandas como ésa por muchos millones de dólares. El gobernante carece de límites, carece de controles, desconociendo la institucionalidad. Pero no sólo eso: hay decisiones judiciales tremendamente absurdas, ideologizadas, politizadas… Cambiar las reglas de juego en tiempos donde se está avanzando en proyectos de inversión causa lo que usted me ha insinuado.

-------------------------------------------------------------------------------------

Dos desmovilizados de las FARC, con brazaletes del Eln, capturados por extorsión

Por Felipe Fernández

Panam Post, Miami

https://es.panampost.com/felipe-fernandez/2017/12/21/posconflicto-farc-extorsion/

21 de diciembre de 2017

A la fecha 750 hombres de las FARC han desertado de las zonas veredales y han conformado 11 grupos de disidencias a lo largo del país.

La Policía Nacional capturó a dos guerrilleros del frente 34 de las FARC. La captura de los desmovilizados  se dio por el delito de extorsión en la zona de Antioquia. Mientras  delinquían estarían recibiendo los beneficios del acuerdo entre el Gobierno y las FARC, entre ellos el auxilio económico de 660 mil pesos mensuales. Según Noticias RCN los hombres bajo el alias de ‘Gama’ y ‘Junior’ haciéndose pasar por guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) extorsionaban a pobladores en el suroccidente de Antioquia.

De acuerdo con La FM alias ‘Gama’ y ‘Junior’ también habrían estado involucrados en la quema de un vehículo en la vía entre Betulia y Urrao en Antioquia. Así lo confirmó el comandante de la Policía Antioquia, coronel Carlos Mauricio Sierra Niño, quien dijo que el pasado 17 de noviembre tras la negativa de pagar una extorsión de más de 30 millones cometieron el hecho. Los dos capturados salieron hace pocos meses de la zona veredal de normalización y transición de Vidrí, en Vigía del Fuerte, localizado en la zona de Urabá en el departamento de Antioquia. Por su parte, Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Gobierno de Antioquia, recordó que una vez desmovilizados los miembros de las FARC, si se vieran implicados posteriormente en delitos o que fuesen reincidentes,  serán procesados por la justicia ordinaria y de  inmediato excluidos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Luis Pérez, Gobernador de Antioquia, explicó que este hecho constata la falta de compromiso de las autoridades en el control que se debe tener sobre los desmovilizados, y que básicamente es por la no entrega de la lista de identidad a los mandatarios regionales donde se encuentran concentrados. Asimismo, el mandatario antioqueño pidió evitar que los exguerrilleros conformen nuevos grupos armados, aprovechando el proceso de paz. De otro lado, días atrás se presentó la muerte de dos uniformados en Playa Rica – Yarí, jurisdicción de La Macarena (Meta), en la que presuntamente disidencias de las FARC estarían detrás del asesinato.

El Tiempo aseguró que la muerte del subintendente Leonardo Gutiérrez González, y del patrullero Álvaro Javier Villacorte Salazar, fue en horas de la madrugada del 18 de diciembre mientras realizaban operaciones de su trabajo. “Los uniformados se encontraban apoyando las labores de cierre de los establecimientos nocturnos en Playa Rica, sobre la 1:40 minutos de la mañana de este lunes. Quedaban por cerrar dos y en cuanto apagaron la planta de energía, a escasos segundos se escucharon los disparos”, explicó el general Fabio López Cruz, director de la Región No. 7 de la Policía. A la fecha 750 hombres de las FARC han desertado de las zonas veredales y han conformado 11 grupos de disidencias a lo largo del país.

------------------------------------------------------------------------------------

La lección peruana

Diario Occidente, Cali

Editorial

http://occidente.co/leccion-peruana/

22 de diciembre de 2017

¿Por qué Colombia es tan tolerante con las malas prácticas?

Sea cual sea la decisión final que tome el Congreso del Perú frente a la continuidad del presidente de ese país, Pedro Pablo Kuczynski en el cargo, le está dando una muestra de fortaleza institucional y de independencia de poderes al mundo, algo que en nuestro país es letra muerta.

El proceso contra Kuczynski se originó en información que indica que una empresa de su propiedad ofreció servicios de consultoría a la constructora Odebrecht entre 2004 y 2007, algo a todas luces menos grave que lo ocurrido en Colombia con la campaña del presidente Juan Manuel Santos en 2014, a la que la constructora brasilera aportó un millón de dólares, pero aquí extrañamente la continuidad del Jefe de Estado no está en duda.

Cuando se empezó a tener información sobre la financiación de Odebrecht al Mandatario colombiano, tanto las autoridades judiciales como las electorales miraron hacia otro lado, y el Congreso de la República, mayoritariamente “enmermelado”, ha sido incapaz de iniciar un proceso contra Santos.

No se trata de destituirlo porque sí, si no de reclamar un proceso legal en el que se evalúen las pruebas, el Presidente dé explicaciones y el Congreso tome una decisión. Pero no, aquí el tema simplemente no se toca.

Perú tiene preso al expresidente Ollanta Humala y también emitió orden de captura contra el expresidente Alejandro Toledo por el caso Odebrecht, está a punto de destituir a Pedro Pablo Kuczynski, mientras que Colombia ha sido incapaz de iniciar un proceso serio para determinar la responsabilidad del presidente Juan Manuel Santos en el ingreso de dineros de la constructora a su campaña. Es como si toda la institucionalidad se pusiera de acuerdo para no abordar el tema y, lo que es peor, como si a los ciudadanos no les importara. ¿Qué nos pasa?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Aceptan demanda contra Claudia López, del Partido Verde, por legislar a su favor

Por Felipe Fernández

Panam Post, Miami

https://es.panampost.com/felipe-fernandez/2017/12/20/aceptan-demanda-contra-claudia-lopez-por-legislar-a-su-favor/

21 de diciembre de 2017

El Consejo de Estado admitió una demanda sobre perdida de investidura en contra la senadora Claudia López, del Partido Verde. El demandante es un abogado que asegura que la congresista “legisló” a favor suyo. El abogado Hernán Cadavid afirmó que López debía declararse impedida para votar el proyecto de ley que propone eliminar del código penal los delitos de injuria y calumnia para descongestionar el sistema judicial. “Esto es un claro ejemplo de legislar en beneficio propio”, toda vez que senadora tiene en contra 20 demandas por injuria y calumnia.”, y agregó, “Yo no demandé a Claudia López porque es una voz que quiero callar y toda esa fábula que inventan. La demandé porque legisló en causa propia al votar por la eliminación de tipos penales por los cuales es investigada.”

Según W Radio, la máxima autoridad administrativa en materia judicial había negado días atrás la demanda por no cumplir con los requisitos formales. A pesar de ello, concedió un plazo de 10 días para que Cadavid aportara la documentación exigida. El abogado contó con el acompañamiento del senador del Centro Democrático, Alfredo Ramos Maya. “Esta senadora votó una ley que le quita 20 procesos penales de encima, sin el pudor de declararse impedida. ¿Qué tal que fuera de Centro Democrático?”, dijo Ramos Maya en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento la senadora no se ha pronunciado al respecto. Se espera que el Consejo de Estado luego de la vacancia judicial se pronuncie al respecto. De fallar a favor del demandante, la senadora no podría en un futuro ejercer cargos públicos. “la sanción tendría efectos a futuro, pues no solo perdería el cargo actual, sino que ella no podría hacerse elegir en ningún cargo”, dijo Cadavid. Tan solo en 2017 López tuvo que retractarse públicamente luego de lanzar acusaciones contra distintas personalidades políticas. Los tutelantes acudieron a la vía judicial para que se garantizara sus derechos al buen nombre.

Por otra parte, Claudia López señaló que para el siguiente año no piensa estar más en el Congreso de la República y que por tal razón renuncia a su aspiración luego de ser senadora y precandidata presidencial por el Partido Verde. Al ser preguntada en Caracol Radio por cuáles serán sus próximos movimientos y si eventualmente aspira a la alcaldía de Bogotá o a la vicepresidencia de la mano de Sergio Fajardo, respondió: “Ni lo uno ni lo otro. No sé, yo lo único que sé con certeza, así tomé la decisión, es que no quería volver al Congreso. De enero a marzo me voy a concentrar en ayudarle a la campaña, a nuestras listas de Congreso, y de marzo a junio, con todo el amor y la dedicación, a la campaña de Sergio Fajardo”.

Después de la ruptura dentro de la Coalición Colombia por comentarios de Claudia López, se enmendó la discrepancia y dijo que fue difícil llegar a un acuerdo, entre López, Robledo y Fajardo fue este último quien ha liderado las últimas encuestas de intención de voto a la presidencia. En este sentido, se eligió a Sergio Fajardo como el candidato de la Coalición, quien aseguró que lo acompañara en su campaña. Claudia López aseguró que solo había dos opciones “romper la coalición construida por esa diferencia o ceder en ese punto.”

------------------------------------------------------------------------------------

El panorama que se abre ahora en Cataluña es incierto

Por Arturo García

La Gaceta, Madrid

https://gaceta.es/

22 de diciembre de 2017

El resultado del 21D, más allá de la victoria de Ciudadanos y el segundo puesto de Puigdemont, evidencia que cuarenta años de la España de las autonomías, de los privilegios catalán y vasco y de la política educativa del catalano-centrismo han dado sus frutos. Hubo de celebrarse un referéndum ilegal y proclamarse una supuesta república independiente para que Mariano Rajoy acudiera a la Constitución y aplicara el artículo 155.

Apenas habían pasado dos días de la convocatoria de los catalanes a las urnas, cuando desde el PP invitaban a Carles Puigdemont a presentarse a las elecciones. "Que hablen las urnas", decían en el número 13 de la calle Génova como si aquellos que habían llevado España al borde del precipicio estuvieran dispuestos a aceptar la legalidad y regresar a la normalidad política. Ingenuos ellos.

El panorama que se abre ahora en Cataluña es incierto. La estéril victoria de Arrimadas sólo le ha valido para aglutinar las críticas populares y en el bloque separatista, las relaciones entre las tres formaciones son tirantes. Los encarcelados no comprenden la huida de Puigdemont a Bruselas y no comparten sus últimas declaraciones desde la capital de la Europa comunitaria.

No obstante, o cambian mucho las cosas, o la Cataluña sumida en el proceso y conducida por políticos fanatizados incapaces de hacer política de verdad -pagos a proveedores, estado del bienestar, cohesión social…- seguirá exactamente igual que hasta ahora.

Sostenía Winston Churchill que el éxito consistía en aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse. Ahí Rajoy no tiene rival. El presidente del Gobierno tiene la virtud de mantenerse impasible en las tormentas más oscuras y hace unos días abrió la puerta a presentarse a una tercera reelección y aseguró "encontrarse con muchas fuerzas". Seis años en el poder que han servido para traicionar a las víctimas de ETA, validar la ley del aborto de Zapatero y permitir una crisis sin precedentes en Cataluña.

El PP es hoy una fuerza residual en Cataluña y en Génova nadie se atreve a mirar a Moncloa para exigir explicaciones. Los populares, que siempre se anunciaron como la única alternativa al separatismo, han sido incapaces de rentabilizar al escaso electorado contento con la aplicación del 155.

El País Vasco podría ser el siguiente. Los nacionalistas están encantados con las rebajas fiscales y la financiación del Estado, que a través de los Presupuestos ha validado el principio que establece Comunidades Autónomas de primera y segunda categoría. El 'procés' catalán comenzó cuando Zapatero miró a la hucha ante las exigencias de Mas y vio que no había más monedas que repartir. Tiempo al tiempo.

Hoy los periódicos disertarán sobre la victoria naranja, el porcentaje de votos o un sistema electoral injusto. Todos tendrán razón. No obstante, la realidad es que la victoria independentista sólo ha sido posible gracias a la inoperancia STLS del Gobierno y al fracaso del Estado durante los últimos 40 años en el ámbito autonómico.

-----------------------------------------------------------------------------

Pese a su victoria, puede no haber mayoría separatista en el 'Parlament'

Por Carmen Jordá

Libertad Digital, Madrid

http://www.libertaddigital.com/espana/politica/2017-12-22/por-que-pese-a-su-victoria-puede-no-haber-mayoria-separatista-en-el-parlament-1276611122/

22 de diciembre de 2017

La situación procesal de ocho diputados electos podría suponer que en la práctica los separatistas no disfruten la mayoría que les han dado las urnas.

En las elecciones catalanas de este jueves se han elegido 135 diputados como en todas las anteriores, pero por primera vez en la historia en la práctica el Parlament podría tener sólo 127 escaños, ya que ocho diputados electos no podrán asistir regularmente a las sesiones parlamentarias. Son Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, actualmente fugados en Bélgica, y los tres que siguen en prisión preventiva: Junqueras, Jordí Sànchez y el exconsejero de Interior Joaquim Forn. Además de eso, hay una larga lista de políticos imputados –ya son más de 20 con la incorporación de Mas, Rovira y Gabriel, entre otros– cuya situación procesal podría complicarse aún más en cualquier momento.

Pero, por el momento, son los ocho diputados electos citados anteriormente los que nos colocan ya ante un escenario inédito. Tal y como ya adelantó Libertad Digital, estos nuevos diputados podrán recoger sus actas, pues al tratarse el sufragio pasivo de un derecho fundamental los expertos coinciden en que podrían incluso salir de prisión para realizar los trámites necesarios para acceder a la condición plena de parlamentario. Pero incluso es probable que ni siquiera fuese necesario ese permiso especial ya que el Reglamento del Parlament prevé que el diputado electo sólo debe cumplir tres requisitos: presentar en el registro la credencial expedida por la administración electoral; jurar o prometer respetar la Constitución y el Estatuto; y entregar sus declaraciones y bienes. Pero no se menciona específicamente que el trámite deba realizarse en persona.

Diputados sí, pero ausentes

Sin embargo, si bien sí podrían acceder a la condición de diputados, en la práctica no les sería posible ejercer como tales: por un lado la legislación no contempla los permisos carcelarios para desarrollar un trabajo determinado –más aún tratándose de prisión preventiva–. Por el otro, los huidos o bien no vuelven a España o bien, previsiblemente, accederían también a la condición de presos preventivos.

Volvemos de nuevo al Reglamento del Parlament y allí vemos que, según su artículo 93, los motivos para la delegación de voto están claramente tasados: baja de maternidad o paternidad, hospitalización, una enfermedad grave o una incapacidad prolongada "debidamente acreditadas". No obstante, el mismo artículo asegura que "la Mesa del Parlament ha de establecer los criterios generales para delimitar los supuestos que permiten la delegación de voto", pero no está claro que esto permitiese legalmente introducir un nuevo supuesto relacionado con la estancia en prisión, aún a pesar de que los separatistas pueden, sin duda, intentar forzar alguna posibilidad en este sentido.

62 diputados separatistas

No será sencillo que el separatismo fuerce este cambio pues, en la práctica, en este momento está en minoría en el Parlament: excluidos huidos y encarcelados los separatistas se quedan en realidad en 62 diputados –4 de la CUP, 29 de Junts per Catalunya y 30 de ERC–, mientras que los partidos no abiertamente separatistas tendrían tres más: los 65 que son el resultado de sumar 37 de Ciudadanos, 17 del PSC, 8 de Cataluña en Comú-Podem y 3 del PP. No obstante, tampoco se puede descartar que bien los diputados socialistas bien los comunes colaborasen en este cambio, visto que durante la campaña unos han pedido el indulto y otros la excarcelación de los políticos en prisión. Sin embargo, hacerlo podría suponerles un castigo político importantísimo en el resto de España.

Las actas son de los diputados

Un razonamiento político básico podría indicar que lo lógico sería que los diputados electos que no podrán ejercer renunciasen a su cargo y su puesto fuese ocupado por compañeros de partido. Lo cierto, sin embargo, es que la racionalidad parece haber abandonado la vida política catalana hace mucho tiempo. La realidad jurídica es que el acta de diputado es personal e intransferible y que el Reglamento del Parlament no prevé que la ausencia a las sesiones pueda servir para privar a un diputado de su acta. Incluso la suspensión de la condición de diputado debe adoptarse –y sólo es posible en algunos casos tasados como la apertura de juicio oral– tendría que ser apoyada por la mayoría absoluta del pleno. ¿Renunciarán a su acta los ocho diputados que no van a poder ejercer como tales? Es imposible saberlo, aunque su actitud hasta el momento no lo hace previsible. Si no es así, la realidad, pese a la victoria electoral separatista de este jueves, es que los partidos abiertamente independentistas pueden encontrarse en minoría en el nuevo Parlament, si bien eso está muy lejos de significar que haya una mayoría constitucionalista: en realidad los partidos inequívocamente constitucionalistas –Ciudadanos y el PP– sólo tienen 41 escaños.

----------------------------------------------------------fin----------------------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes